fbpx

María Hervás: «Lo que cuenta ‘Jauría’ nos trasciende a todos»

María Hervás

María Hervás es una actriz madrileña con una extensa y reconocida trayectoria en teatro, cine y televisión. Este mismo mes ha sido galardonada como Mejor Actriz de Teatro en los Premios Fotogramas de Plata 2019 por su interpretación en JAURÍA’. Se trata de una ficción documental de Jordi Casanovas, dirigida por Miguel del Arco, a partir de la transcripción del juicio realizado a ‘La Manada’. Una obra que remueve y analiza el concepto de masculinidad y su relación con el sexo en nuestra sociedad. 

Cuando recibió el premio, María comentaba: Lo que cuenta ‘Jauría’ nos trasciende a todos, a mi como actriz, a este premio, y creo que los lectores han sido súper empáticos con lo necesario que tiene ‘Jauría’”. Y es que ‘Jauría es algo más que teatro. Es una obra impactante y valiente que se ha convertido en un viaje más allá del escenario, en un proyecto con una labor divulgativa y pedagógica sin precedentes ante esta grave problemática social. Se han desarrollado debates, mesas redondas con expertxs y sesiones especiales con jóvenes estudiantes de Secundaria y Bachillerato que incluían encuentros con el elenco y el director, así como una guía didáctica para trabajar la temática con profundidad en el aula. Entre otros reconocimientos, ha recibido el Premio Cultura 2019 Contra la Violencia de Género, otorgado por el Ministerio de Igualdad.

AS: María, es un placer poder conversar hoy contigo y quiero empezar felicitándote por ese merecidísimo premio. ¿Qué significa para ti Jauría? ¿Por qué consideras que es un proyecto necesario?

MH: Muchas gracias. Recibir un premio que vota el público hace especial ilusión porque habla de una necesidad social satisfecha. Las personas necesitamos que se nos convoque para sentir y deliberar de manera libre, y a la vez comunitaria, sobre los temas que nos interpelan. El teatro es una de las pocas instituciones que cuidan esa tarea, y Jauría lo demuestra cada día.

Los ciudadanos y ciudadanas necesitamos poner en común problemas y debates cuya resolución va a determinar el curso de nuestra cultura, y por tanto de nuestra forma de vivir. Jauría es una invitación a la reflexión en comunidad. Y no a la reflexión de la razón pura mitológica, sino a la que atiende a las emociones, al sentir, al dolor. Ir a ver Jauría es compartir un ejercicio lógico-emocional de política.  

AS: ¿Qué supone enfrentarse en el escenario a una historia real y actual, tan mediática como polémica, poniéndose en la piel de su verdadera protagonista? ¿Cómo condiciona tu trabajo?

MH: Desde el principio lo sentí como una exigencia extraordinaria. Más allá de la justicia que merece cualquier personaje de cualquier obra, este personaje era y es una persona, y eso requería una implicación emocional completa. Además, el Tribunal Supremo estaba aún en proceso de analizar la sentencia recurrida, y teníamos la sensación de pasar a ser un vector más de esa física. Querer ser justa con Ella pasaba entonces por ofrecer a su historia la disponibilidad absoluta de mis emociones, mi imaginario, mis experiencias, mi cuerpo, mi voz, etc. Permitir que Ella habitase en mi para encontrar desde ahí un lugar seguro desde el que contar su relato. Por supuesto, estas intenciones tan exigentes elevaron la propuesta interpretativa a una experiencia simbólica, universal… pero también me generaron fuertes bloqueos musculares, ansiedad y temporadas ensombrecidas por una pena que es inevitable arrastrar en tu día a día.

AS: En diferentes entrevistas a parte del elenco de actores respecto a esta obra, coincidís en que os ha transformado de alguna forma, que os habéis ‘mirado en el espejo’ y analizado ciertas creencias, actitudes o narrativas que no reconocíais. ¿Podrías explicarlo?

MH: Creo que toda feminista humilde y comprometida podría definirse más exactamente como “machista a su pesar” o como “feminista in progress”. El feminismo no es una cima que alcanzar, donde tumbarte a comer un bocata. Es más bien un camino, llenito de piedras y espejos que van a ofrecerte una visión de ti misma que creías superada, o que simplemente ni si quiera reconocías. Todo el equipo de Jauría, al iniciar el proyecto, se consideraba feminista, empático, comprometido con la igualdad y con la fragilidad, etc. Tan pronto como empezamos a adentrarnos en esta historia descubrimos la cantidad de zonas erróneas que había en todxs nosotrxs. Ideas aprendidas, heredadas, que son absolutamente machistas y ni siquiera teníamos localizadas. Al fin y al cabo todxs hemos sido educadxs en un hetero-patriarcado, y modificar la estructura de ese edificio, viejo y rotundo, requiere de muchísima atención y muchísimo cuidado. Empezando por entender que es un trabajo de todxs, hombres y mujeres. Creo que la historia necesita un giro hacia el cuidado conjunto, la co-operación, la inter-subjetividad, la celebración de la diferencia y el diálogo.

AS: Tengo un hijo y una hija adolescentes y es impactante saber que la violencia de género está mucho más presente en su generación de lo que nos imaginamos, pero quizás de forma menos visible.

Hace dos meses, La Fiscalía General del Estado alertaba de un preocupante incremento de las ideas sexistas y de la violencia sexual entre menores y adolescentes (los procedimientos por abuso sexual cometidos por menores subieron un 15% el año pasado), evidenciando «un problema educativo en origen”. Y el mes pasado, el estudio ‘Menores y Violencia de Género’, de la Delegación del Gobierno contra la Violencia de Género y la Universidad Complutense de Madrid, mostraba por ejemplo la gran brecha entre cómo perciben chicas y chicos la igualdad o el maltrato (en cualquiera de sus formas), las diferentes maneras en las que excusan el machismo o como incluso justifican la violencia. ¿Qué piensas de todo esto? 

MH: Pienso que uno de los problemas es creer que el sexo comienza en la edad pre-adolescente, y dejar para ese momento conversaciones que deberían haberse iniciado mucho tiempo atrás. Somos animales sexuales, y desde nuestro nacimiento convivimos con esa sexualidad. Hay muchos tabúes que derribar respecto al sexo. Muchos padres y madres encuentran problemas en mantener un diálogo sobre esto con sus hijxs porque ellxs mismos están sumamente coartados en su sexualidad. Y es comprensible y natural, pues no es más que la consecuencia de un sistema que no atiende a la verdad del humano, sino que la enmascara con juegos de luces que estimulen la productividad. Pero, que sea normal que los ciudadanxs adultos tengamos problemas para hablar de sexo con nuestros hijxs no significa que la educación no deba asumir su parte de responsabilidad. Lo que sucede es que nos encontramos ante la misma diatriba: se nos educa para ser bueyes de carga, y no seres humanos libres, sexuales, cuidadosos, creativos y felices. Y la consecuencia de esto es que nuestros jóvenes, incapaces de encontrar referentes cercanos respecto a su sexualidad, buscan en el porno y en la ficción, que no dejan de ser otra representación más del sistema hetero-patriarcal capitalista ansiando perpetuarse. Un pez que se muerde la cola. Ofrezcamos a nuestros hijxs la posibilidad de hablar de sexo desde la primera vez que se lleven las manos a sus zonas erógenas. Procurémosles su intimidad, y respetémosla. Creo que esto sería lo contrario a girar la cara ante lo natural que el sexo es en nosotros, y el camino para sanar tanto prejuicio, tanto mito y tanta violencia.

AS: ¿Cómo ha sido la experiencia de conectar con cientos de estudiantes que han acudido a ver ‘Jauría’ y esos encuentros y debates posteriores? ¿Qué os transmiten? 

MH: Probablemente esos encuentros hayan sido los más nutricios, para ellxs y para nosotrxs. Hemos experimentado momentos de una intimidad apabullante, compartida en comunidad. Desde grupos de adolescentes feministas, con una claridad y solidez en el discurso superior a la de muchos ministros, hasta jóvenes que han sido capaces en los coloquios de denunciar por primera vez ser víctimas de un abuso reiterado. El término adolescente se queda corto para las realidades a las que se refiere. Los jóvenes de hoy en día no sólo adolecen, sino que organizan discursos excelentes, muy iluminados, dispuestos a reivindicar una libertad y una igualdad que entienden como absolutamente naturales a todxs. Sobretodo las chicas, me han conmovido, me han educado, y me han inspirado para ser una mujer mejor. Los chicos solían estar algo más aturdidos, pero también hemos encontrado mucha valentía en el reconocimiento de esa inseguridad, con preguntas que ponían en común, tipo: ¿y qué se supone que tiene que hacer hoy en día un hombre? ¿qué significa ahora ser masculino? ¿cómo puedo comportarme yo para no herir a las mujeres?, etc. Fueron encuentros que nos modificaron profundamente.

AS: Sin duda, existen también entre jóvenes y adolescentes connotaciones socioculturales, estereotipos y prejuicios de género que definen erróneamente la feminidad y la masculinidad, perpetuando desigualdades y patrones violentos. Lo mismo ocurre con otras problemáticas sociales. Y esto implica trabajar desde los cimientos que sostienen esas barreras y condicionan la forma en que nos relacionamos.

Sabemos que cualquier cambio cultural ha de construirse sobre la base de la educación y que cualquier transformación social implica una transformación emocional. Creo que las artes escénicas en general y el teatro en particular, podrían jugar aquí un gran papel.

El teatro es transferencia de cultura, de vida y además tiene el enorme poder de conectar emocionalmente con el espectador de diferentes maneras y en diferentes claves, con lo que su potencial transformador es indiscutible y ha de potenciarse. Plantearse la inmersión de lxs más jóvenes en este universo cultural desde las aulas tendría un efecto catalizador y didáctico en muchísimas temáticas, les ayudaría a desarrollar habilidades sociales fundamentales (creatividad, empatía, abstracción, expresión, pensamiento crítico, …) y además despertaría en ellxs esa atracción y ese querer ser parte, llenando también en el futuro teatros, espectáculos, conciertos, …

¿Cómo lo ves tú? ¿Qué tal integrar más actividades vinculadas a las artes escénicas en la etapa educativa de forma experiencial, desde esta perspectiva?

MH: tu pregunta está tan deliciosamente planteada que incluye toda respuesta posible. ¡Sí, sí , sí! Hagámoslo. Yo no soy madre aún, pero creo fervientemente en una revolución del sistema educativo. Ojalá se instituyese una enseñanza que escuchara al alumnx, sus intereses, su curiosidad… acompañándolx en el descubrir del mundo y de sí mismo a través de las ciencias y del arte, en el sentido más esencial de estas disciplinas, en su intención de desvelar el misterio.

Lxs niñxs son el tesoro de la sociedad, y deberíamos poder ofrecerles una educación a la altura de su belleza.

AS: ‘Jauría’ continúa su gira pese a las duras circunstancias que atraviesa el sector y nadie, ni jóven ni adulto, debería perdérsela. ¿Hasta cuándo está prevista?

MH: De momento tenemos fechas en gira hasta enero. Es alucinante cómo la gente sigue llenando los teatros (a la capacidad permitida) incluso entre tanta incertidumbre. Ver el patio de butacas repleto de mascarillas es una de las experiencias más emocionantes que me ha brindado el teatro. Gracias infinitas.

AS: Sé que estás inmersa en muchos proyectos, ¿algún avance? 

MH: Estoy grabando una serie ambientada en el S.XVIII. Se titula “La cocinera de Castamar” y me está permitiendo disfrutar mucho. Una vez escuché a Keira Knightley decir que la época le permitía más libertad que la actualidad, pues existen muchos vacíos sobre la expresividad de las personas entonces. Lo correcto e incorrecto tal vez se movía en un límite distinto al contemporáneo, y esa falta de prejuicio da un margen de libertad interpretativa muy grande. He intentado que las palabras de Keira me acompañen en el rodaje… ¡a ver que tal! Además, en mayo del 2021 tengo un par de cosas que me apetecen muchísimo.

AS: Espero que lo sigas disfrutando al máximo y te deseo todo lo mejor en lo que está por venir. Enhorabuena por tu trabajo y por el reconocimiento del público y GRACIAS de nuevo por esta maravilla de conversación. 

#amoelteatro

+info sobre la obra ‘Jauría’:https://teatrokamikaze.com/programa/jauria-2/

Alicia Sánchez
Alicia Sánchez

Psicóloga, especializada en estrategia empresarial, coaching y emprendimiento.

1 Comentario

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Responsable de los datos: Square Green Capital
Finalidad: Gestión de comentarios
Legitimación: Tu consentimiento expreso
Destinatario: servidores de Siteground
Derechos: Tienes derecho al acceso, rectificación, supresión, limitación, portabilidad y olvido de sus datos.