Una educación poderosa hace al machismo vulnerable

Una educación poderosa hace al machismo vulnerable

Actitudes de menosprecio hacia la figura de la mujer pasan muchas veces desapercibidas o incluso normalizadas por una sociedad patriarcal. Desde que tienen uso de razón, las niñas han de crearse un escudo de protección para que los comentarios que escuchan no calen en su autoestima ni en su alma.

“Desde que nacemos ya nos socializan de manera diferente, vamos creando la identidad de género”, explica María José Ortiz Porcar, coordinadora del área social de la Fundación Isonomía. Por tanto, la niña ya va identificándose con ciertos valores. “De ahí la importancia de redefinir y desvelar el carácter cultural de los roles de género”, añade Amparo Zacarés Pamblanco, catedrática de Filosofía y docente en el Instituto Universitario de Estudios Femeninos y de Género.

Pero resulta difícil protegerse de ataques verbales diarios, aunque no es imposible. El aprendizaje requiere de un proceso gradual, porque como explica Ali Brancal, directora de la Casa de Acogida de Mujeres Maltratadas en Castellón y Experta en Mediación “tener una mirada con perspectiva de género no se consigue de forma espontánea” y apunta a la necesidad de formarnos en igualdad “para ponernos las gafas violetas”.

“La educación es la única vía para evitar el machismo en la sociedad”, explica Ortiz. Pero esta formación va un paso adelante: la clave está en coeducar. A través de la educación en nuevos valores se anulan las situaciones de discriminación, caminando hacia la igualdad de derechos y oportunidades definidas. Y este hecho es posible “si la práctica docente presenta modelos femeninos positivos”, indica Zacarés, quien considera que la ausencia de modelos positivos para chicas impide que se proyecten en el mundo adulto de forma también positiva.

Una vez las niñas comprenden que ambos sexos merecen las mismas oportunidades, para que puedan crear sus mecanismos de autodefensa es imprescindible enseñarles a distinguir comportamientos normales de machistas. La señal distintiva será estudiar cómo se sienten ante ellos. Machista será “todo lo que te haga sentir infravalorada o que cuestione tu validez personal por ser mujer”, añade Brancal.

A este problema de identificación de conductas machistas se le une la confusión de conceptos por un mal uso por parte de la sociedad y de medios de comunicación y online. Términos como el amor se malinterpretan y llevan al error “como si amar fuera sufrir y compartir poseer” relata Neus Salleres, fundadora de la Asociación de Mujeres Nacionalistas Adona’t.

Estos comportamientos muchas veces son difíciles de detectar porque “han surgido un nuevo tipo de conductas muchos más sutiles y difíciles de descubrir ante la normalización en el uso”, apunta Ortiz. Estas actuaciones son conocidas como “micromachismos” y en ocasiones quienes los producen son personas que no son del todo conscientes y señalar su conducta “es una buena manera de hacerles conscientes de las connotaciones negativas que tienen sus comentarios”, dice.

Ante situaciones machistas la pedagogía siempre será la mejor actitud que se podrá adoptar. Si en cambio se opta por la confrontación muy agresiva, no convencerá nuestro mensaje. Eso sí, Brancal apunta una diferenciación: “No quiere decir sumisión, no debemos pasar ni una”.

Es un proceso basado en la identificación, la gestión y la canalización de las emociones. Junto a estos pasos Zacarés advierte que es necesario enseñarles a poner límites y así las niñas “potencian la asertividad y desarrollan la capacidad de reivindicar los propios derechos” pero sin olvidar que han de ser “prudentes en función de la situación en la que se encuentren”.

Aunque lo más idóneo sería la inexistencia de machismo, este veneno está demasiado expandido en la sociedad y toda mujer debe conseguir que no le corroa ni por dentro ni por fuera. Pero como señala Brancal, por suerte “una vez has hecho el cambio, éste es irreversible”.

Laura Vaquero
Laura Vaquero

Cree firmemente en las palabras como mecanismo de defensa y manifestación.

Comentarios

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Responsable de los datos: Square Green Capital
Finalidad: Gestión de comentarios
Legitimación: Tu consentimiento expreso
Destinatario: servidores de Siteground
Derechos: Tienes derecho al acceso, rectificación, supresión, limitación, portabilidad y olvido de sus datos.