Ni todas las mujeres tienen vagina, ni todos los hombres pene

Fuente: Primera Hora

El siguiente comentario fue uno de los que recibí acerca del último relato que escribí sobre el porno lésbico:

«Hola Laura, he leído este artículo y quería preguntarte la razón por la cual pones mujeres y seguido <<personas con vagina>>, una persona con vagina es una mujer siempre. Y no decirlo nos invisibiliza. Las lesbianas son mujeres, no hay lesbianas con pene».

«¿PERDONA?, ¿qué pasa con las personas trans?»

Una vez más se vuelve a caer en el grave error de invisibilizar una realidad existente por creer que el feminismo sólo puede representar y luchar por un tipo de personas en específico, ya sabéis, mujer cisgénero, blanca, heterosexual… y si su nacionalidad es española ya perfecto ¿no?.

Repito, ¿qué pasa con las personas trans?

Si fuera correcta esa idea, si la cosa fuera tan simple como decir mujeres-vagina, hombres-pene, adelante, pero el problema está en que esa visión es errónea, existen mujeres con pene y hombres con vagina que por la razón que sea no quieren someterse a una operación quirúrgica para llevar a cabo el cambio de sus genitales, y eso no les hace menos hombres o mujeres; no son los genitales lo que definen a una persona como hombre o mujer y creer lo contrario es negarse a ver una realidad existente, la realidad de las personas trans. Así como que la identidad de género nada tiene que ver con la orientación sexual, y respecto a esto último: nos enamoramos/acostamos con personas, no con genitales.

Me cuesta mucho entender que las mismas personas que el 8M llevaban un cartel levantado con orgullo en el que se leía: «Seré libre cuando lo seamos todas». Cometan un error tan grave y tan de principiantes dentro del feminismo como es no comprender del todo la última palabra escrita.

Pequeño recordatorio: ese «todas» debe incluir a TODAS; mujeres cis y trans, de cualquier orientación sexual, edad, nacionalidad y/o cultura, si no lo que estás haciendo es contribuir a lo mismo que el patriarcado hace con la sociedad: contemplar una realidad como la única existente y aumentar así la desigualdad con respecto a otras.

«Una mujer trans, al igual que una mujer cis, debe demostrar más que un hombre si quiere lograr un ascenso laboral»

Ser una persona trans todavía no es fácil por todas las dificultades en todos los aspectos que conlleva, pero una parte de las complicaciones que se presentan en sus vidas se pueden eliminar si abrimos de una vez por todas de verdad los ojos y contemplamos y aceptamos a cada persona como lo que es, una persona irrepetible con su personalidad, sus emociones, sus sentimientos, sus circunstancias y su historia. Sólo esa persona tiene capacidad de decidir sobre sí misma y ser aceptada y tratada como quiera e indique que quiere ser tratada, no vale decirles que su realidad no tiene que ver nada con el feminismo porque sí que tiene que ver y mucho. Una mujer trans, al igual que una mujer cis, debe demostrar más que un hombre si quiere lograr un ascenso laboral, soporta las frases de los cuatro gilipollas de turno cuando va sola y siente miedo al volver de noche a casa, se le juzga de manera más dura su forma de vestir o comportarse y, por si eso fuera poco, además debe soportar que no todas las personas estén dispuestas a dirigirse a ella como ya ha indicado infinidad de veces. Tener que contestar a muchas preguntas incómodas que nadie tiene derecho a formular o escuchar frases como: «si no has pasado por ninguna operación sigues siendo un hombre».

¿PERDONA?, ¿ú quien coño eres para decirle a una persona como debe ser o dejar de ser? ¿Sois conscientes de la hipocresía?, por una parte estamos exigiendo que se nos escuche y que se nos vea y luego dentro del propio movimiento del feminismo estamos negando la diversidad de las personas trans, te guste o no es una realidad tan valiosa y enriquecedora como otras, y no estoy hablando de una u otra corriente dentro del feminismo, sólo que si dices «todas» sea TODAS de verdad.

Revisemos nuestros niveles de transfobia y en vez de esconder la ignorancia o el miedo a lo desconocido, aprendamos y valoremos esa diversidad, retroalimentémonos entre nosotras entre lo que nos hace diferentes y sólo así nuestras voces serán lo suficientemente fuertes para ser escuchadas.

«Vive y deja vivir a cada persona como quiera»

Y pensándolo mejor, yendo un pasito más allá… ¿si no existieran las categorías «hombre» y «mujer»?, porque… ¿qué es lo que te define como «mujer» u «hombre»?, no es tarea sencilla buscar una respuesta a estas preguntas (FUCK GENDER ROLES).
A mi yo feminista le encantaría pasarse horas hablando de cómo sería entonces la sociedad, pero todavía no conozco a demasiadas personas preparadas para esa conversación.

Así que a esas personas, tan sólo esto: vive y deja vivir a cada persona como quiera, tu vida es tuya, céntrate en ella, no quieras juzgar y vivir también la de otras personas.
Y sobre todo, abre los ojos, pero, ábrelos del todo.

Laura Lis Rodríguez
Laura Lis Rodríguez

Estudiante de psicología. Lucha por las causas sociales. Imagina un mundo de fantasía.

Comentarios

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Responsable de los datos: Square Green Capital
Finalidad: Gestión de comentarios
Legitimación: Tu consentimiento expreso
Destinatario: servidores de Siteground
Derechos: Tienes derecho al acceso, rectificación, supresión, limitación, portabilidad y olvido de sus datos.