Escribir da sentido a mi vida

Fuente: Kat Stokes/ Unsplash

Escribo porque puedo, porque quiero, porque acudo a mis letras revoltosas y ajetreadas y así, juntas amando nuestro caos, nos ordenamos, nos reinventamos.

Escribo porque me da el aire que me falta, y les devuelvo a mis letras la alegría que sea capaz de repartirles, y viceversa.

Escribo porque el mundo necesita sentirse amado y mimado y jugando con letras seductoras sé que llego hasta donde el corazón no conoce. Y no hay fronteras, no hay temores, no quedan barreras. 

Escribo cuando siento nostalgia, cuando una tristeza replicona y evidente eleva mis ojos hasta el cielo, porque mis letras saben tomarme de las manos y llevarme a pasear hasta el centro de mis estrellas, donde hallo un amor infinito, indescriptible, luminoso, y así, con la mirada mojada, me limpio, suspiro, y entiendo… 

Entiendo que debo seguir por los que están a mi lado constante, y por los que viven en mi corazón y lo habitan, eternos ellos, para siempre…

«Escribo cuando siento mis risas pizpiretas con las que quiero pintar cada recoveco del alma que las necesite, y entiendo»

Entiendo que todo esto tiene un sentido amable, ojalá perdurable… Escribo porque así el mar es más azul, los montes más verdes, el otoño más ocre, las rosas más rojas, la nieve más blanca, los pasos más aliados, el amor más cálido, las penas más pasajeras, mis días más plenos, mis noches más serenas, mi vida más llena…

Escribo porque me apasiona la vida, con todos sus matices y su escala de grises, y quiero gritarlo al viento que va y viene, y quiero chillarlo a mis leyes para que se haga mandamiento, esas por las que también siento pasión. Y quiero, orgullosa, ofrecerlo a mis cascabeles, esos que dan sentido y timón a cada uno de mis motivos y razones.

Escribo porque no quiero que mi vida se me quede pequeña, porque lo llevo en la sangre que baila en el momento en que ella, agradecida y libre, así lo decide, y me mueve, y me indica la ruta por la que unas emociones vestidas de gala y tinta indeleble, deben nacer a un mundo que las acoja. 

«Escribo porque me importa, porque me importo, y porque me importas»

Escribo porque me chifla dibujar pasiones y paraísos en el universo infinito de un papel lleno de suspiros.

Escribo porque me encanta que sonrías cuando me lees y me encanta intuir que así es. 

Escribo para ser fuerte y estar presente. Siempre presente. Escribo para hacer chiquita la tormenta y grande la calma. Escribo para fulminar presiones en el pecho.

«Escribo para inmortalizar razones que construyan puentes entre nosotros y risas que nos converjan»

Escribo para que no se duerman las manos ni se arruguen las almas. Escribo para hacer evidente que elijo vivir despeinada. Y escribo porque si no hay mal que cien años dure ni cuerpo que lo aguante, lo bonito que la vida me regala y la esperanza que se viste de verde brillante quiero que sean para siempre.

Escribo porque sí. Porque así soy. Porque así quiero seguir siendo, estando, existiendo. Escribo y siento, y me emociono, y lloro, y río, me calmo, me endulzo, me vacío de una nada indeseada. Escribo y encuentro sentido y vida. Y vivo y doy vida. Y así ¿sabes?: Vivo. Vivo… So blessed

Mariaje de la Torre
Mariaje de la Torre

Una perseverante soñadora que cree que sin vértigo no hay paraíso.

1 Comentario

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Responsable de los datos: Square Green Capital
Finalidad: Gestión de comentarios
Legitimación: Tu consentimiento expreso
Destinatario: servidores de Siteground
Derechos: Tienes derecho al acceso, rectificación, supresión, limitación, portabilidad y olvido de sus datos.