Poema: El congelador

Fuente: Andrea Piacquadio/Unsplash

Te libero de mi profundo sentir
al descongelar mi impaciencia

Salen  lágrimas heladas
pegadas, ya al olvido
como cadáveres de fracasos

Te libero de la intensidad
que nos ata de ser libres
de lo pesado, que nos carga de sufrimiento.
¡Pam ras! ¡BOOM!

Horrorosa impaciencia que arrastra muertos de miedo y tensión
Ya fue-

No hay hormigas en la lavadora
ni cuartitos calientes.
Ya los labios son polares y se agrietan

Copos en el salón
Esquimales a gusto.

Teresa Ruíz de Lobera
Teresa Ruíz de Lobera

¡Próximamente descubre mucho más de esta redactora!

Comentarios

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Responsable de los datos: Square Green Capital
Finalidad: Gestión de comentarios
Legitimación: Tu consentimiento expreso
Destinatario: servidores de Siteground
Derechos: Tienes derecho al acceso, rectificación, supresión, limitación, portabilidad y olvido de sus datos.