fbpx

Capítulo 01. Cabeza, corazón y tripa: Amar es fácil si sabes cómo, cuándo y con quién

Corazón, tripa y cabeza

Me da tanta rabia cuando libros sobre el amor me hacen sentir estúpida. Y éste es motivo suficiente para desmenuzarlos, retorcerlos, leerlos desde mis entrañas y desde mis conocimientos como psicóloga, vencer mis resistencias, vivenciarlos y finalmente resumirlos, quizás pensando en alguien. Ese alguien ahora eres tú. Y eres un tú masculino, porque es un escrito que va dirijido a hombres, a los de mi vida pasada, presente y futura, a los que no conozco pero están en esta vida. Espero también que este resumen sea leído, compartido y vivenciado por mujeres. A ello os animo hermanas. 

«A su escritor, Pablo Arribas, gracias por inspirarme, espero que te guste el resumen»

Vosotros, espero que lo entendáis y os ayude en vuestro camino. Vosotras, espero que lo disfrutéis y volváis a vuestra ESENCIA. A su escritor, Pablo Arribas, gracias por inspirarme, espero que te guste el resumen:

Creo que el amor está en todas partes, abuelas y nietas, abuelos y nietos, madres e hijas, padres e hijos, esposas y maridos, novias y novios, amigas y amigos… porque el amor en realidad está en nosotros y nosotras.

Aquello que une a las personas en un momento de vida, no es un hilo rojo, ni un flechazo a primera vista, ni un encuentro mágico, lo que verdaderamente une a dos personas que deciden compartir su camino juntos es la capacidad de amar que tengan

No olvides que amar y compartir camino son cosas diferentes, lo primero es una actitud, y solo depende de uno, lo segundo es un estilo de vida, que incluye por lo menos a dos.

«El amor no duele y si duele no es amor, pero ¿entonces qué es lo que duele? Los errores que cometemos al amar»

Me gusta pensar que existen dos tipos de personas: las que disfrutan de algo tan maravilloso como es el regalo de amar y ser amado, y las que sufren por amor, tienen mala suerte, tropiezan siempre con la persona incorrecta, o se quedan enganchados en un amor sin sentido. Todos y todas hemos pertenecido a la segunda categoría alguna vez en nuestra vida, la conocemos, la hemos llorado y sufrido. Entonces no preguntamos: ¿Quieres quedarte en ese grupo o transitar por el regalo de amar y ser amado una vez más?

No nos duele el amor, lo que nos duele es el engaño, el cuento que nos han contado, la peli que hemos creído ver, la decepción. Duele entregarnos a la persona equivocada y poner toda nuestra ilusión en manos de quién no lo merecía, nos duele no aceptar a la persona como es, esperar de ella, en lugar de aprender a mirar su verdadero valor, nos duele la pereza y la superficialidad. No no nos duele amar, nos duele no saber amar o lo que es lo mismo: amar a la persona equivocada.  Amar es fácil si descubres el camino del verdadero amor,  amar es fácil si sabes cómo. ¿Lo descubrimos juntos?

«Amar es un arte que se practica con paciencia, constancia y conocimientos, no nos enseñan a amar, nos enseñan a enamorarnos»

Amar es un arte y como todo arte hay que practicarlo para llegar a alcanzar su domino. De entre todos los desafíos que nos acompañan en la vida, ninguno hay tan importante cómo aprender a amar, y dejarse amar, porque amar es mucho más que perdurar en una relación de pareja, que puede durar mucho en el tiempo sin que haya amor de verdad. Amar y ser amado es una actitud ante la vida, y no todo el mundo aprende o adquiere de forma innata esta habilidad. El amor es una asignatura para toda la vida, y uno de los mayores retos que tenemos en esta asignatura es aprobar el parcial teórico – práctico, el cual, nos enseña que más allá de querer abrirse al amor propio, quererse bien o querer al otro como a uno mismo, es muy importante en la  vida amorosa: elegir bien al compañero o compañera de viaje. 

Existen dos fechas que marcan el comienzo de una vida: aquella en la que naciste, y aquella en la que decidiste abrir el corazón, nadie mejor que tú para conocer la primera, nadie mejor que tú para determinar que la segunda ya ha empezado en ti.

«Solo cuando la cabeza, la tripa y el corazón se alinean en este orden, la persona es elegida, es deseada, y el amor disfrutado»

El amor, y más concretamente las relaciones de pareja, son un equilibrio entre tres pesos principales que se sienten en nuestro cuerpo, CABEZA, CORAZÓN y TRIPA. Por eso, existen tres formas de querer: si se quiere con la cabeza se llama preferir, si se quiere con la tripa se llama desear, si se quiere con el corazón se llama amar, o haces bien el camino o estás destinado al caos. ¿Qué camino? Déjame que te muestre…

Solo cuando la cabeza, la tripa y el corazón se alinean en este orden, la persona es elegida, es deseada, y el amor disfrutado. No basta con desear, ni es suficiente con preferir, ni vale con amar. Cabeza, corazón y tripa son tres cuerdas que tan pronto se hacen un lío y crean un conflicto en nosotros, capaces de construir una preciosa trenza.  La clave es amueblar la cabeza, gestionar y entender los impulsos de la tripa, y abrir el corazón.

Hagamos un pequeño ejercicio, ¿cuáles han sido tus conflictos entre tu cabeza, tu tripa y tu corazón en tus relaciones de pareja?

  • Conflicto cabeza-corazón: no me conviene, no es lo que busco, pero le amo.
  • Conflicto corazón-tripa: le quiero pero no le deseo.
  • Conflicto tripa-cabeza: le deseo pero no me conviene.

«No existe amor sin crecimiento y crecimiento sin amor»

En el próximo capítulo empezaremos por la CABEZA

Natalia Pedrajas
Natalia Pedrajas

Deportista, psicóloga y empresaria social, defensora de la mujer y la sostenibilidad.

Comentarios

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Responsable de los datos: Square Green Capital
Finalidad: Gestión de comentarios
Legitimación: Tu consentimiento expreso
Destinatario: servidores de Siteground
Derechos: Tienes derecho al acceso, rectificación, supresión, limitación, portabilidad y olvido de sus datos.