fbpx

¿Se puede amar con parálisis cerebral?

Fuente: familytoday.com

Un rayo de luz golpeó los párpados de Julián. Abrió los ojos. Tardó unos largos segundos en recordar la última realidad, aquellos instantes anteriores a caer en un profundo sueño. 

Al darse cuenta de dónde estaba, volvió a cerrar los ojos y se lamentó por haberse dormido. ¡Ojalá hubiese podido vencer al sueño aquella noche para poder contemplar durante todo ese tiempo la cara de Laura!. 

«Era la primera vez que dormían juntos y ¡quién sabía si aquello se volvería a repetir!»

Quiso vivir intensamente aquel momento, así que con los ojos cerrados, inspiró profundamente el aire que expulsaba su amada, aún dormida. Aquel aire, había estado en su interior. Lo envidió por haber logrado algo que él nunca podría. 

Volvió a abrir los ojos para contemplar a Laura. Desde hace años, ella era parte de su vida. Talvez, la persona más importante. Nunca había estado tan cerca de ella como aquella noche. 

Julián, no quiso realizar ni un solo ruido que pudiera despertarla. La observó con profundidad. Adoraba sus diminutas arrugas, cada pelo de sus cejas, la ondulación de sus pestañas. Contempló los poros de su piel, el baile elegante de su nariz al deslizarse por su cara… 

No pudo contenerse ante tanta belleza y con cuidado, acarició con sus nudillos encogidos aquel precioso rostro. Su suavidad era extrema. Hubiese dado lo que fuera por poder extender la mano para sentir en su palma la suave piel de Laura, pero la maldita parálisis cerebral dominaba su cuerpo resultando imposible aquel simple gesto

«La vida para una persona con cualquier discapacidad, es difícil, se hace dura, pero para una persona con Parálisis Cerebral, puede ser un verdadero fastidio»

De repente, Laura abrió los ojos y con una sonrisa susurró su nombre. Sus miradas se fundieron en segundos infinitos. Sin que fuera necesario hablar, se lo dijeron todo: «¡Lo habían logrado!» Llevaban años luchando por algo tan simple como dormir juntos. 

La vida para una persona con cualquier discapacidad, es difícil, se hace dura, pero para una persona con Parálisis Cerebral, puede ser un verdadero fastidio, sobre todo, si tienes la dicha de enamorarte y ser correspondido. 

¿Te imaginas enamorarte y tener la gran suerte de que a la otra persona sienta lo mismo por ti? Bien, pues ahora imagínate querer dar la mano a esa persona y no poder o querer regalarle una caricia, pero que tus manos no puedan abrirse, o tener que esforzarte mucho para controlar las respuestas locas de tu cuerpo solo para poder darle un beso. 

«En el tema sexual, aún les quedan muchos muros que derribar, pero todo se andará»

Imagina que aún así te esfuerzas mucho y lo consigues. Ahora, imagínate que miras a tu alrededor y ves como todo el mundo te mira y lo que es peor, todo el mundo reacciona ante tu actitud íntima: unos exigiendo que te justifiques de forma convincente, otros con cara de lástima y tristeza y los más atrevidos, con alegría y entusiasmo, ¡como si necesitaras su aprobación¡ Y todo, ¿por qué? Pues por el simple hecho de tener parálisis cerebral. 

Todo esto y mucho más lo han vivido Julián y Laura. Ellos han logrado romper muchas barreras, por lo menos las de su entorno más cercano. En el tema sexual, aún les quedan muchos muros que derribar, pero todo se andará. Es posible que algún día alcancen la libertad social que necesitan. Es posible que algún día ni una sola persona piense al verlos: “Pobrecitos, qué sabrán ellos de amor”.

«¿Alguna vez has hecho el amor en una mirada?»

 Lo que la sociedad no sabe, es que posiblemente, sean los que más saben de amor. Ahora hazte una pregunta, ¿alguna vez has hecho el amor en una mirada? Ellos Sí. Ojalá tú también. 

Conchi Manso
Conchi Manso

Admiradora incondicional de las acciones humanitarias y las causas justas.

Comentarios

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Responsable de los datos: Square Green Capital
Finalidad: Gestión de comentarios
Legitimación: Tu consentimiento expreso
Destinatario: servidores de Siteground
Derechos: Tienes derecho al acceso, rectificación, supresión, limitación, portabilidad y olvido de sus datos.