Objetivo: Viajar sin límites

Fuente: X/Unsplash

¿Podemos, hoy en día, las mujeres viajar con total libertad?  “Para aquellos que conocen el valor y el sabor exquisito de la libertad solitaria (porque uno solo es libre cuando esta solo) el acto de irse es el más valiente y bello de todos”, Isabelle Eberhardt, nacida en Suiza en 1877 y considerada la viajera libre. Tan libre que viajaba sola y donde quería, eso si,  vestida de hombre y sus relatos siendo escritos bajo un seudónimo masculino.

Viajar sola es una experiencia enriquecedora donde las haya y sin duda alguna 100% recomendable tanto para hombres como para mujeres. Como tal, “todo lo bueno empieza con un poco de miedo”, al emprender una aventura como viajar en solitario es totalmente normal tener algún que otro miedo e inseguridad. Las preocupaciones iniciales pueden ser las mismas tanto para viajeros como para viajeras: ¿enfermaré?, ¿sabré estar solo/a?, ¿si me roban? Ahora bien para las mujeres existe un factor añadido: el machismo. 

Machismos, micromachismos y adaptaciones  

Viajeras, cuantas veces habéis oído comentarios o preguntas como: ¿tu sola vas ir?, ¿estas segura?, ¿qué no tienes a nadie con quién viajar? ten cuidado ese país es muy peligroso para una mujer… Incluso cuando viajáis en grupo o acompañadas de una amiga, las preguntas y comentarios son: ¿vais solas?/ Van solas … porque no hay una presencia masculina, cuando efectivamente no vais solas, vais en grupo o la una con la otra.  

La mujer viajera topa con el machismo incluso antes de partir y una vez en el país destino habrán personas que querrán ayudar y serán muy amables y serviciales, pero sólo por el hecho de ser mujer y consideran que necesita protección, nos ven como débiles o vulnerables y con ello representamos un “objetivo fácil” para otros.

Menos mal que gracias a muchas y algunos que han luchado por nuestros derechos y libertades, hoy en día no tenemos que “disfrazarnos” de hombre para viajar, como Isabelle, aunque nos seguimos adaptando a discriminaciones siempre por seguridad. Estos son sólo algunos de los ejemplos que he ido encontrando en mi camino:

  • Adaptar la vestimenta, y no sólo por respeto o motivos religiosos. 
  • Mentir. Por ejemplo no decir que viajas sola o decir que tienes pareja o marido (una vez me dijeron que llevar anillo de casada ayuda).
  • Agencias especializadas en viajes para mujeres dónde la seguridad es la prioridad absoluta.
  • Libros específicos, dónde hay un sin fin de consejos para la mujer viajera. 

Indudablemente el machismo sigue universalmente latente y afecta a la mujer trotamundos ya sea por sus propios prejuicios, por los miedos de los demás proyectados en ella, o por algún tipo de acoso o discriminación. No es justo que nos tengamos que aislar en zonas especializadas; subir a vagones de trenes especiales sólo para mujeres en determinados países, como Malasia por ejemplo; que tengamos que gastar más dinero en acomodación; o incluso sentirte “vetada” de ir a determinados países, ya que aún existen lugares que son catalogados como “no seguros” para mujeres turistas. Son países con altos índices de violéncia, inseguirdad e inequidad de género. 

De hecho navegando en internet podemos encontrar numerosas listas “los países menos recomendados para mujeres” o “los países más peligrosos para mujeres turistas”. En dichas listas se encuentran lugares como Turquía, India, México, Colombia, entre otros. A todo esto, no he podido encontrar una lista de países no recomendados para hombres, sólo listas genéricas “países peligrosos para viajar” o para turistas en general. No existe la misma inquietud, ni el mismo riesgo para el hombre, como para la mujer.

¿Es peligroso viajar sola?

He tenido la oportunidad de viajar por diferentes rincones del mundo en América del Sur, el Caribe, Europa, Asia y Oceanía,  y puedo decir que quien diga que es lo mismo viajar solo que viajar sola miente.

Viajar en solitario puede ofrecer cosas maravillosas a nivel personal, como aprender a estar en soledad, ayuda a conocernos a nosotros mismos y nos guía hacia lo que nos satisface y lo que no. Nos permite sentir emociones que variarán constantemente al ver diferentes paisajes o convivir con personas de distintas culturas. 

Entonces… ¿es peligroso viajar sola? En realidad no, porque el mundo viajero está más que adaptado para la mujer. Viajar en solitario es seguro ya que existen muchas opciones que te pueden proporcionar esa seguridad anhelada, tanto en acomodación como en transporte. El problema no es, ni que seamos mujeres ni que viajemos, el problema reside en los prejuicios y factores sociales que nos rodean. Y por ello sigue habiendo un“pero”, no es peligroso viajar sola, pero tienes que tomar alguna que otra precaución extra a diferencia de los hombres. Nos adaptamos aumentando las medidas de seguridad, mientras el machismo sigue condicionando decisiones que afectan a nuestra libertad total de viajar, limitándola. 

“¡Consejo! No hay que temer, eso sí, hay que informarse bien de la cultura del país destino, ser consciente de ello mientras planeas tu aventura y tomar las precauciones necesarias, con cabeza y sentido común.”

Quedando lejos los tiempos de Isabelle, el mundo ha avanzado muy positivamente para la mujer pero aún hay que ser valiente y seguir luchando para poder ir dónde queramos sin limitaciones, es decir, por ser un poco más libres. 

Magalí Masats
Magalí Masats

Mujer nómada, libre y siempre dispuesta a luchar por una buena causa.

1 Comentario

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Responsable de los datos: Square Green Capital
Finalidad: Gestión de comentarios
Legitimación: Tu consentimiento expreso
Destinatario: servidores de Siteground
Derechos: Tienes derecho al acceso, rectificación, supresión, limitación, portabilidad y olvido de sus datos.