fbpx

Malika Chand, actitud frente a la tragedia

Fuente: Latika Roy Foundation

Desde que leí la historia de Malika Chand, concretamente en el libro “El monje que vendió su Ferrari” de Robin Sharma, quise compartirla con todo el mundo. Ya que me pareció una de esas pequeñas historias anónimas que resultan fascinantes y tienen una maravillosa repercusión.

Malika Chand, fue profesora en un pueblito de la India. Como muchas profesoras entregadas en cuerpo y alma a su profesión, trataba a sus alumnos como hijos suyos. Era una mujer llena de bondad. Muy querida y conocida por todos, siempre dispuesta a ayudar a los demás. Su vida era entregarse a los más necesitados. De esas personas que su alma te enamora.

Su lema: “Vale tanto tu determinación como tu inteligencia”

No me diréis que no es un lema precioso, además de verdadero. Ojalá todo el mundo pensara de la misma forma. 

Un día como cualquier otro la vida cambió de repente para Malika, un pirómano quemó su escuela. La pérdida fue enorme, no solo para ella si no para toda la gente.

Al principio el odio, la rabia y impotencia fueron los sentimientos predominantes en Malika y en todo el mundo. Con el paso del tiempo esos sentimientos negativos fueron convirtiéndose en apatía, serenidad e incluso perdón. La gente empezó a sentir que sus hijos no tuvieran una escuela a la que ir, un lugar donde cultivar su educación. 

Malika que era una persona optimista por naturaleza, llena de fuerza y valentía; vio una oportunidad en medio de tal desgracia. Ella pensaba que dentro de todo lo malo existe algo beneficioso, de una calamidad siempre se puede aprender. Y afrontó el incendio como un regalo, ya que la escuela antes del incendio ya estaba muy vieja, tenía goteras y el suelo estaba en mal estado. Ahora tenía la oportunidad para poder construir una escuela mejor. Una nueva escuela.

Y eso fue lo que ocurrió, que todo el pueblo animados por Malika, una mujer que ya contaba con sesenta y cuatro años. Unieron entre todos sus fuerzas y recursos económicos y construyeron una nueva escuela.

Malika con su aptitud y actitud, junto a su pensamiento positivo demostró a todo el mundo el poder que tenemos las personas ante la adversidad.

“La adversidad tiene el don de despertar talentos, que en la comodidad hubieran permanecido dormidos”

Malika Chand

Es una historia que merece ser contada y de la que tanto tenemos que aprender.

Cosas de mi morena

Informática y diseñadora web. Una bloguera loca por las librerías, la música y viajar.

Comentarios

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Responsable de los datos: Square Green Capital
Finalidad: Gestión de comentarios
Legitimación: Tu consentimiento expreso
Destinatario: servidores de Siteground
Derechos: Tienes derecho al acceso, rectificación, supresión, limitación, portabilidad y olvido de sus datos.