fbpx

10 mitos del amor romántico

Fuente: Merla/ Stock Adobe

 Parte I

La mayoría a escuchado hablar del famoso “amor romántico”, pero su aparición es relativamente nueva, a partir del siglo XVIII el vínculo amoroso cobra importancia en las parejas, hasta ese momento estas se formaban por conveniencia. Sin embargo, esta aparición vino cargada de ideas preconcebidas e intensas sobre lo que es o debería ser el “amor” y como consecuencia las relaciones amorosas.

Se pueden identificar muchos mitos, pero ahora hablaremos de los primeros 10 empezando desde los más socializados a los menos.

1.- Mito de la media naranja: <Sentirnos la mitad de alguien mas > 

Con su origen en la obra de Platón “el banquete” donde se narra la existencia de un ser humano completo con dos piernas, dos brazos, dos cabezas con rostros opuestos, etc. muy seguros de sí mismos llegando a ser arrogantes, los dioses buscaron castigarlos y deciden separándolos, condicionándolos a su eterna búsqueda mutua. Esto hoy en día se puede traducir a la búsqueda de una pareja desde la carencia, esperando hallar nuestro complemento perfecto. 

2.- Mito de la exclusividad: < Si estas enamorada (o) de alguien no debería atraerte alguien más>

Sentir atracción por más de una persona al mismo tiempo es completamente normal y esto no implica necesariamente la conformación de un vínculo o relación, para la formulación de uno de estos, resulta necesaria la voluntad, es decir el elegir. 

“Elegir a alguien por encima de los o las demás”

3.- Mito del emparejamiento: < El concepto de pareja es natural y universal > 

Se refiere a la idea de que la monogamia ha existido en todas las épocas y culturas cuando en realidad es una concepción cultural moderna establecida en gran parte por influencia de la iglesia católica- cristiana, ya que esta se basa en el concepto de familia con el único fin de la reproducción. Sin embargo, la aceptación de estas ideas dependerá de la cultura, por lo que el contemplar y respetar que el amor de pareja puede y debe ser visto desde otros aspectos como el poliamor, la elección libre de la soltería o la conformación de relaciones abiertas, esto evitaría el sobrentender o imponer un solo modelo valido para todas las personas. 

4.- Mito de la fidelidad: < Creer que TODOS mis deseos deben ser satisfechos con una única persona>

En “todos mis deseos” estarían incluidos los pasionales, eróticos, afectivos y románticos; este mito se desmorona al entender dos puntos: primero el asumir la responsabilidad del propio placer, reconociendo que este pertenece a cada uno y una, por lo que otra persona no podría satisfacerlos en su totalidad, pero si ser parte de ello. Y como segundo punto, entender que podemos sentir atracción en diferentes aspectos por diferentes personas y creer que solo una abarcara todo, resulta muy poco probable. 

5.- Mito de los celos: < Los celos son un signo indispensable en el verdadero amor> 

Si que es un signo, pero no de amor si no de inseguridad a pesar de que estos son una respuesta fisiológica a la sensación de perdida su límite se encuentra en cómo es interiorizado y posteriormente gestionado si es a través del diálogo respetuoso y sincero o por el contrario en busca de prohibiciones a la pareja o para la relación; siendo la segunda manera de actuar nociva para ambas partes.

6.- Mito del Matrimonio: < Aceptar que el amor romántico siempre debe conducir a la unión estable de la pareja>

El aceptar de manera casi inmediata que este, debe ser el fin de toda relación limita el disfrute de su proceso o incluso podría llegar a influenciar en muchas de las decisiones que se tomen. Las relaciones deberían terminar o continuar en función al grado de satisfacción individual y mutua que se está obteniendo. 

7.- Mito de la pasión eterna: < La pasión y el romanticismo debe perdurar para siempre>

El enamoramiento supone un estado momentáneo mientras que el amor requiere de mayor tiempo para su conformación por lo que, suponer que son lo mismo sería un error; la pasión y el romanticismo suelen estar presentes con mayor intensidad en la primera etapa del enamoramiento fluctuando a medida que pasa el tiempo, sin embargo, el mantenerla o evitar caer en la monotonía en pareja es algo en lo que se puede trabajar. 

8.- Mito de la omnipotencia: <El amor al final siempre triunfa> o <El amor con todo lo puede>

Esto no siempre es cierto ni tiene porque serlo, cuando el mantener algo supone una renuncia o vulneración de la dignidad propia o de sueños, planes, etc. Esto deja de ser algo viable o “superable” ya que el propósito de una relación afectiva sana es la satisfacción mutua. Además, que estas ideas pueden hacer que se “aguante” actitudes intolerables porque al final el “amor triunfará”.

9.- Mito de la equivalencia: < Amor y enamoramiento son equivalentes>

Por lo tanto, cuando la intensidad se ve afectada una opción común es la de querer terminar la relación; recordemos que no siempre ni en todo momento la intensidad de lo que sentimos es la misma, esta puede variar por diversos factores que están o no bajo nuestro control.

10.- Mito del libre albedrio: < Nuestros sentimientos son internos sin influencia de factores externos >

Como se menciono en un inicio, el como concebimos el amor y las relaciones afectivas tienen una gran influencia de factores tanto sociales como culturales y biológicos muchas veces ajenos a nuestra voluntad y consciencia; el identificar y derribar estas creencias o mitos ayudara a la conformación de relaciones basadas en respeto y libertad.

Sheila Ramírez
Sheila Ramírez

Estudiante de psicología orientada a la sexualidad. Le gusta viajar y los cambios.

1 Comentario
  1. Estoy de acuerdo , no hay manera de encasillar el amor como algo standarizado , es variante , es caotico se trasnforma constantemente y se adata a mendida que maduramos .

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Responsable de los datos: Square Green Capital
Finalidad: Gestión de comentarios
Legitimación: Tu consentimiento expreso
Destinatario: servidores de Siteground
Derechos: Tienes derecho al acceso, rectificación, supresión, limitación, portabilidad y olvido de sus datos.