Serendipia

Fuente: Marta Branco/ Pexels

Érase una vez dos corazones que soñaban con encontrar la FELICIDAD. Uno era enorme, rojo, con los pies en la tierra, siempre le acompañaban el miedo, la vergüenza y la culpa. El otro era pequeño y rosa, y siempre le acompañaban el miedo, la debilidad, y la inseguridad, el corazón rojo nació en un país lleno de vida, por sus gentes, su comida, su música y en general su cultura. El corazón rosa nació en un lugar donde tocaban las palmas, lleno de risas, y desayunaban tostadas con tomate y aceite, sus gente bailaban y cantaban a su alrededor.

El corazón rojo tuvo una infancia feliz y llena de juegos, mientras el rosa vivía veranos infinitos con olor a mar, bailes y noches llenas de estrellas mágicas. El rojo fue creciendo y se mudó al país del corazón rosa, pero en un lugar diferente. Allí vivió cosas bonitas, conoció hermanos no de sangre, pero sí de alma. Años más tarde se trasladó a la capital, el rosa siguió en su ciudad natal, y años mas tardes también fue a parar a esa capital donde sabéis se fue el corazón rojo.

«Para mí no hay colores, quizás no es eso para mí»

ROJO quería enamorarse siempre creyó en el amor y conoció a varios corazones, negro, azul, amarillo, pero por mucho que trataba de conjugar colores no lo conseguía. ROSA andaba igual fantaseaba con su color, el color perfecto para ella, y a veces sintió encontrarlo, verde, fucsia, naranja.. pero tampoco. ROJO se encerró en sí mismo, empezaba a pensar que jamás encontraría su color. Viajó a varios lugares del mundo, le gustaba sentarse en cualquier lugar recóndito y mirar al cielo. Se preguntaba: tantos colores hay en el arcoíris, ¿dónde esta el mío?

ROSA andaba luchando con dragones y preguntaba a las mariposas: oye, ¿habéis visto mi color? ¿vosotras sabéis si hay uno para mi? ROSA dejó de creer, «para mí no hay colores, quizás no es eso para mí».

ROJO volviendo un día a casa escuchó pasos y miró hacia atrás y vio al miedo a la verguenza y a la culpa y le dijo, «¿qué haces ahí?» Miedo contestó, yo solo estaba aquí para que aprendieras a sobrevivir, vergüenza dijo «yo estoy aquí para cuando alguien te haga sentir mal te alejes», y culpa dijo, «yo para cuando algo malo te ocurra sepas que eres el responsable».

ROSA llorando una noche en su habitación miró al frente y estaban desconfianza, debilidad e inseguridad, entonces preguntó lo mismo, «¿qué hacéis aquí?» La desconfianza le dijo «yo para que sepas que no debes fiarte de nadie», debilidad respondió «yo para que juegues con la tristeza cuando te hagan daño», y debilidad «yo para que no te hagas la valiente, así siempre acabaran decepcionándote».

ROJO volvió a casa y siempre andaba con ellos cuatro, siempre lo fueron. Por su parte, ROSA aceptó aquella realidad porque es lo que dicen que era… y entonces un día un hada fue a hablar CON CUPIDO y le contó la situación de ROJO Y DE ROSA, y decidió hacer algo, vamos a hacer que estos colores combinen. Una noche ROJO Y ROSA se conocieron y ROJO al verla pensó, «¿rosa?» y «¿pequeña?» Pero hada le susurro al oido, «mírala bien». ROJO volvió a mirar y dijo wooooow que color tan hermoso, ROSA andaba subiendo una enredadera hasta casa de ROJO paró y pensó, «¿rojo?» y «¿enorme?». Hada corrió al oido de ROSA y le dijo «vuelve a mirar rosa». ROSA lo hizo, wooooow nunca había visto algo tan brillante, qué color mas hermoso.

«ROJO abrió los ojos y de repente TODO ERA ROSA»

ROSA Y ROJO tuvieron una noche mágica llena de cosas bonitas e infinitas. Llegó la hora de irse, ROJO se quedó en casa con miedo, culpa y vergüenza empezaron a decirle «miedo te va a hacer daño, huye», vergüenza dijo «¿crees que un ROSA va a combinar contigo?» Culpa «al final la vas a fastidiar, siempre lo haces» y ROSA llegó a casa y desconfianza le dijo «NO ES TU COLOR NI LO SUEÑES», debilidad dijo «NO ESTAS A LA ALTURA», debilidad le susurraba «NO VALES PARA ESTAR CON UN ROJO»,  pero ROJO Y ROSA siguieron conociéndose.

Ocurrieron cosas, miedo y desconfianza se hicieron amigos y la culpa, la debilidad, la inseguridad, y la vergüenza se hicieron compañeros de juegos y acampaban a sus anchas. Llegó el día que ellos ganaron y ROSA y ROJO se separaron. Los días pasaron y ROJO no paraba de pensar en ROSA y ROSA en ROJO, entonces una tarde cualquiera, después de llorar, ROJO entró en cólera y allí sus tres amiguitos insistían en que ROSA no era su color. Desesperado dijo «CUPIDO, ¿por qué me haces esto?» Agachó la cabeza de repente, escuchó el alboroto de unas alas, era HADA. Le levantó suavemente de la barbilla y le dijo «ROJO, ¿qué es lo que deseas? No lo pienses cierra los ojos, y cuando los abras ahí tendrás la respuesta». ROJO cerró los ojos con fuerza y Hada susurró «ábrelos y dime, ¿qué ves?»… ROJO abrió los ojos y de repente TODO ERA ROSA, las paredes, el armario, la cama, el techo y dijo con lagrimas «en los ojos veo todo ROSA», y hada sonrió y dijo «pues es tu color …corre, ve a buscarla».

El miedo, la culpa y la vergüenza intentaron pararle y ROJO se  volvió hacia ellos y les dijo: «NO, vosotros no vais a seguir en mi vida, ella llegó y pintó mi vida de color de rosa, ya no podéis acompañarme más».

Al fondo ROJO vio algo y dijo, «¿tú quién eres?» Y se oyó una voz al fondo que respondía «¿yo? Soy AMOR, siempre estuve aquí pero nunca me viste, ahora lo haces por que has encontrado justo eso AMOR», ROJO corrió a casa de ROSA que andaba con su desconfianza, debilidad e inseguridad. Llamó a su puerta, ROSA abrió y entonces ROJO le dijo «mira hacia atrás, detrás de eso que siempre te ha acompañado esta otra cosa», ella se giró y no vio nada. Entonces ROJO dijo espera… y la besó, vuelve a mirar y ROSA reaccionó con un «¿qué es?» ROJO le dijo es el AMOR, nuestro amor. ROSA sorprendida se dirige a ROJO y le dice, «entonces, ¿tú eres mi color?» Y ROJO asume que «sí, siempre lo fui».

«¿Os atrevéis a llenar vuestro mundo de color?»

Aquí empezó una bonita historia llena de todos los colores del arcoíris, siempre que queráis, que sintáis, que seáis, siempre yo, siempre tuya, siempre vuestra, ¿os atrevéis a llenar vuestro mundo de color?

Ana tey
Ana tey

Actriz sevillana, viviendo en Madrid, vitalista y muy activa en grupos de Whatsapp.

Comentarios

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Responsable de los datos: Square Green Capital
Finalidad: Gestión de comentarios
Legitimación: Tu consentimiento expreso
Destinatario: servidores de Siteground
Derechos: Tienes derecho al acceso, rectificación, supresión, limitación, portabilidad y olvido de sus datos.