Putilandia y las ranas que nunca se convirtieron en príncipes

putilandia-ranas-principe

¿Cómo empezar este artículo sin ofender a nadie? Nada más lejos de mi intención, con este artículo sólo trato de plasmar esa manera nueva que tenemos de relacionarnos hoy en día.

Quizás sea yo, o sea mi manera de ver las relaciones (llámalas amistad o sentimental). Lo único que sé es, que ahora si dices que te gusta alguien es un pecado mortal. Se lleva ese tipo de juego: gana el que ignora sus sentimientos o el que simplemente finge que no los tiene; y si dices que sientes algo, estás loco o es muy pronto o quieres casarte y tener hijos.

«He llegado a la conclusión de que al final TODOS quieren lo mismo»

Ahora es guay irse con unos y con otros, pero si lo haces también eres una mujer “fácil” y te lo venden como que es ser moderna. Te dicen: “No, yo es que no busco nada serio, yo solo busco pasar el rato”, como si fuéramos a estar aquí para siempre.

Me pregunto si todo esto se hace porque es más cómodo vivir así o porque es el miedo el que nos hace quedarnos rezagados. ¿Ya no es bonito sentir o compartir con alguien, o es que simplemente ya no está de moda? Creo que aquí pierde el primero que se enamora, qué juego más peligroso, ¿verdad? 

Es fácil echar un polvo e irse, pero ¿eso os llena? De verdad, ¿queréis estar así para siempre? Sinceramente, después de mis bonitas experiencias, que me enseñaron a perder ganando, y tras conversaciones interminables con personas que han vivido múltiples situaciones, he llegado a la conclusión de que al final TODOS quieren lo mismo

¿A quién no le gusta reír con los amigos? ¿A quién no le gusta pasar una de esas tardes conversando de todo con ese amigo u amiga especial? 

Todos hablan de que, en realidad, quieren sentir, compartir, reír y vivir intensamente algo bonito; algo que les llene en todos los sentidos. Yo soy de la opinión de que uno es feliz por sí mismo y no al lado de alguien, pero también pienso que el compartir con otros es algo hermoso, algo para lo que el ser humano ha nacido, entre otras muchas cosas.

¿A quién no le gusta reír con los amigos? ¿A quién no le gusta pasar una de esas tardes conversando de todo con ese amigo u amiga especial? Tener a alguien que te diga “buenos días” y “buenas noches”, ese que te propone planes, ese que te dice que lo maravilloso que eres, ese que cuando lloras, te dice algo que te hace pensar… y querer salir de donde estás, que sí que sí, ¡Vivan esas noches locas “con cabeza”! Esas en la que conoces a alguien inesperado y vives algo que, quizás, en cualquier otro momento no harías. Eso también es parte de la vida, pero cuando estás sólo y llegas a casa, todos queremos lo mismo, sin distinción alguna: ese algo especial que te hace sonreír y que a la vez te saca de quicio.

Chicas, no vivimos en “putilandia”; y chicos, no tengáis miedo de convertiros en príncipes. No queremos que nos salvéis de absolutamente nada, ni que os encargueis de nosotras. Dejaos llevar, esto es un viaje y os aseguro que es bonito compartirlo, de la manera que queráis o de la forma que sintáis pero atreveos.

«Aquí no pierde el primero que se enamora, aquí gana el que se atreve a quedarse, el que no tiene miedo a coger de la mano»

Yo he estado allí y volveré a estarlo, no nos tratéis como “putas” sin pagarnos, no os trataremos como príncipes esperando a que nos salvéis Somos grandes, sois grandes… ¿Queréis seguir jugando a no sentir u os vais a atrever a hacerlo? Aquí no pierde el primero que se enamora, aquí gana el que se atreve a quedarse, el que no tiene miedo a coger de la mano y el que dice… ¿Sabes qué? Yo me pienso quedar aquí pase lo que pase, ¿me acompañas?

Ana tey
Ana tey

Actriz sevillana, viviendo en Madrid, vitalista y muy activa en grupos de Whatsapp.

2 Comentarios

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Responsable de los datos: Square Green Capital
Finalidad: Gestión de comentarios
Legitimación: Tu consentimiento expreso
Destinatario: servidores de Siteground
Derechos: Tienes derecho al acceso, rectificación, supresión, limitación, portabilidad y olvido de sus datos.