El feminismo será la tumba del fascismo

feminismo tumbal del fascismo

¿Os acordáis cuando Vox sacó sus primeros resultados perceptibles en elecciones y los machistas de izquierdas acusaron al feminismo del auge de la extrema derecha? Es más que obvio que esta afirmación es tan absurda como falsa. Porque decir que la lucha feminista perjudica a la izquierda es pretender que tus políticas progresistas le gusten a los conservadores. Y entonces, lo siento mucho, pero no eres ni de izquierdas, ni progre, ni nada.

Ahora que la situación de Vox ha pasado de “perceptible” a “alarmante” no sólo es necesario refutar esta afirmación, porque parece que algunos todavía lo necesitan. También merece la pena explicar por qué el feminismo será la tumba del fascismo. Ahí es nada.

«El feminismo institucional suele pensar en un solo tipo de mujer, la que más se parece a la que ha llegado al poder»

El feminismo es una lucha transversal ¿Qué quiere decir esto? Pues que atraviesa otras muchas luchas. Hay feminismo dentro de la lucha antirracista, en el movimiento LGTBIQ, en la lucha de clases, hasta dentro de la lucha animalista y ambiental. Porque no tienes por qué sufrir una única opresión. Y las formas de conseguir igualdad de condiciones entre las personas de distinto género cambian en función del contexto. No es el mismo machismo que experimenta una mujer con el resto de privilegios intactos, que el machismo que puede sufrir una mujer sordomuda, una racializada, una lesbiana o una mujer trans.

Es cierto que el feminismo institucional suele pensar en un solo tipo de mujer, la que más se parece a la que ha llegado al poder. Pero el feminismo de calle, el que se juega el tipo y se deja la piel, el de miles de activistas que actúan voluntariamente sin obtener nada a cambio, ese sí lucha por todas.

Porque son las feministas antirracistas las que denuncian los CIES y las condiciones que sufren las personas en general, y las mujeres en particular que hacinan allí. Son las que sacan a la luz casos de acoso racista como el de la pequeña Carolina en la Comunidad de Madrid. O las que han luchado por las temporeras de Huelva y han hecho que su caso llegue a nuestros oídos.

«Machismo, racismo, transfobia, capacitimos, homofobia…las bases del programa electoral de Vox»

Son las feministas lesbianas las que pelearon en su momento por el matrimonio igualitario y las que siguen denunciando hoy que se nos retirase el acceso al servicio de reproducción asistida de la seguridad social.

Son las feministas trans las que denuncian las escalofriantes cifras de asesinato que sufre su colectivo. Así como su bajísima tasa de inserción laboral o el injusto y abusivo trato médico que reciben. Y luchan por cambiar una ley obsoleta que convierte su condición en una patología y les obliga a acreditar años de agresivo tratamiento médico para poder ser reconocidas como lo que son.

Son las feministas anticapacitistas las que nos señalan lo poco adaptadas que estamos a las mujeres con diversidad funcional. Las que denuncian los abusos que sufren aquellas con diversidad intelectual que, por poner un ejemplo, con frecuencia son sometidas a esterilizaciones forzosas.

Machismo, racismo, transfobia, capacitismo, homofobia… ¿Te suena todo esto? Sí, te suena porque es la base del programa electoral de Vox y ha llenado debates en los medios de comunicación ¿Sigues pensando entonces que la forma de combatir todas estas opresiones es callar con un silencio cómplice que no incomode? ¿No tiene más sentido denunciarlas, llevarlas al debate social y combatirlas?

«Mientras nuestras vidas y nuestros derechos sigan en peligro, nosotras seguiremos haciendo feminismo, combatiendo con él al fascismo»

Piénsalo porque mientras lees esto sigue habiendo tres millones y medio de personas que se sienten más legitimadas que nunca para insultarnos y agredirnos por la calle. Tienen 52 escaños que les respaldan. Y diputados en algunas comunidades autónomas que ya están legislando sobre nuestros cuerpos y nuestras vidas.

Entiendo que, si nunca has sentido miedo de pasar por ciertas calles de noche o de besar a tu novia en público, esto no te parezca tan preocupante. Pero créeme que acojona. Mientras nuestras vidas y nuestros derechos sigan en peligro, nosotras seguiremos haciendo feminismo, combatiendo con él al fascismo.

Rocío Esperilla
Rocío Esperilla

Productora, feminista, vegetariana y bisexual. Ideal para una cena familiar.

Comentarios

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Responsable de los datos: Square Green Capital
Finalidad: Gestión de comentarios
Legitimación: Tu consentimiento expreso
Destinatario: servidores de Siteground
Derechos: Tienes derecho al acceso, rectificación, supresión, limitación, portabilidad y olvido de sus datos.