fbpx

Matrimonios forzados: «Esto no es un juego de niñas»

Bajo el lema «Esto no es un juego de niñas», la Guardia Civil junto con la Asociación Damar Dragoste han presentado una campaña para alertar sobre un problema social del que son víctimas las mujeres, la «esclavitud de los matrimonios forzados», muchas de ellas menores de edad, por las que se llega a pagar hasta 15.000 euros en contra de su propia voluntad.

Esta campaña pretende así erradicar y detectar los casos de posibles matrimonios forzados que puedan celebrarse en nuestro país. En este sentido, la teniente coronel Dolores Gimeno, jefa del Departamento de Inteligencia Criminal y Coordinación de la Unidad Técnica de Policía Judicial de la Guardia Civil, ha señalado el valor de romper con barreras como la “cuestión cultural” que tolera este tipo de prácticas perseguidas penalmente. 

La teniente coronel señaló en una rueda de prensa que “hay organizaciones criminales que han entrado de lleno en esta práctica porque ven un ámbito de negocio muy rentable”. En el ejercicio del delito mencionado, las bandas llegan a cobrar entre 3.000 y 15.000. 

En esta línea ha comentado que “en España es una realidad que no está visibilizada” y también ha hecho referencia a los cambios legislativos que ayudan en la persecución de estos delitos en España, citando a la Ley Orgánica 8/2021 de protección integral a la infancia y la adolescencia frente a la violencia y la Ley Orgánica 10/2022. de 6 de septiembre, de garantía integral de la libertad sexual, la conocida ley del “solo sí es sí”. 

Por su parte, Cristina Sánchez, la presidenta de la asociación Amar Dragoste, ha señalado que el perfil mayoritario de las víctimas son mujeres jóvenes, muchas veces niñas, procedentes de África o Europa del Este. En la rueda de prensa, Sánchez también ha recordado casos como el de las hermanas pakistaníes de Terrasa que fueron asesinadas y engañadas por su familia de Pakistán cuando trataron de poner fin a sus matrimonios forzados. 

En este sentido, la campaña, que será difundida en los perfiles de las redes sociales de la Guardia Civil y de la asociación Amar Dragoste, ofrecen las claves de detección de posibles víctimas. Para ello, ambas instituciones han publicado un decálogo de preguntas en primera persona para reconocer si se es víctima de este delito de trata. 

Un ejemplo reciente en Cataluña 

Paralelamente, los Mossos d´Esquadra han detenido este martes en Barcelona a un hombre por secuestrar a su hija de 19 años y retenerla para formalizar un matrimonio forzado con un amigo de la familia en Pakistán. Según El País, el caso se descubrió después de que el padre la encerrase en su habitación y la obligase a denunciar falsamente por violencia de género a su actual pareja. 

La pasada madrugada del viernes, 16 de diciembre, la víctima se presentó con su padre en una comisaría de Mossos d´Esquadra de la ciudad de Barcelona para presentar una denuncia por malos tratos contra su actual pareja. Allí la joven recibió asistencia de una abogada de oficio, a la que le confesó que había acudido a la comisaría obligada por su padre y bajo la amenaza de enviarla a Pakistán. 

La familia rechazaba la relación sentimental que tenía la víctima con su actual pareja y para evitar que pudiera verlo la encerraron en su habitación con amenazas. Además, la familia le dijo a la joven que había sido casada por Internet con un amigo del padre. 

Tras la denuncia, el padre quedó detenido y tras pasar a disposición judicial, ha quedado en libertad con cargos y con una orden de alejamiento de su hija. Se le atribuyen los delitos de matrimonio forzado, ilegal y amenazas. Por su parte, la madre y el hermano han sido denunciados. 

Nuria Bravo

Periodista y Economista. Apasionada de las letras, los viajes y la naturaleza.

Comentarios

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Responsable de los datos: Square Green Capital
Finalidad: Gestión de comentarios
Legitimación: Tu consentimiento expreso
Destinatario: servidores de Siteground
Derechos: Tienes derecho al acceso, rectificación, supresión, limitación, portabilidad y olvido de sus datos.