fbpx

Los 10 mandamientos del Mindfuleating

Mindfuleating

El placer en cada bocado. ¿Podemos aplicar las técnicas del Mindfulness a la hora de comer? Seguro que últimamente has oído hablar del Mindfulness (un método centrado en la atención plena, que ha demostrado tener grandes beneficios para la salud, reduciendo los niveles de ansiedad y estrés). Trasladado al mundo de la alimentación este método toma el nombre del Mindfuleating.

Pongámonos en situación de un día cualquiera sin Mindfuleating: Despiertas sobresaltado por el despertador y como cada mañana desayunas cualquier cosa que encuentras ya que vas justo de tiempo. Durante el día, si has tenido suerte, le has dedicado unos 30 minutos a la comida, comiendo lo primero que se te ha ocurrido, y por la noche más de lo mismo, cenas cualquier cosa rapidita y te vas hecho polvo a la cama, y así van pasando los días.

¿Te suena de algo? ¿Sabes los perjuicios que puede llevar este ritmo de alimentación a tu salud? ¿Te gustaría cambiar algunos de esos aspectos de tu relación con la alimentación? Pues sigue leyendo ya que con el Mindfuleating puedes llegar a hacerlo. 

Este método traslada algunas de las técnicas del Mindfulness a los hábitos alimentarios, centrando en el aquí y al ahora la atención plena. 

«Su objetivo es el de establecer una relación sana con la comida»

Al comer, no solo estás alimentando a tu cuerpo físico, sino también a otras de tus facetas como la  espiritual, la mental y la energética. Y, por si fuera poco, le estás dando señales a tu cerebro de cómo te cuidas y de cómo te valoras. 

Vale, perfecto, pero, ¿qué significa eso de comer desde la atención plena?

La alimentación consciente te lleva a centrarte en lo que vas a comer, los alimentos que hay en tu plato, su forma, su textura, su color, su sabor, etc.

Cuando comes desde la ansiedad o el aburrimiento estás saciando tu hambre emocional pero no tu hambre real. ¿Y por qué ocurre esto? Esto ocurre porque tu cerebro está activando unos mecanismos parecidos a cuando te sientes ansioso y necesita satisfacer sus deseos primitivos a base de recompensas, generando diversas hormonas como la dopamina que hace que sientas cierto placer al comer de esta manera y esto pueda convertirse en un círculo vicioso. Por lo tanto, no comes por necesidad física. 

Al introducir el Mindfuleating en tu vida diaria entras en sintonía con tus instintos más naturales y aprendes a gestionar mejor el hambre emocional; ya que entiendes las emociones, las sensaciones y los pensamientos que te pueden llevar al impulso de comer.

Comerás de una forma más saludable y pausada desde la atención plena.

Para aprender a hacerlo te he dejado los siguientes tips (yo los llamo los 10 mandamientos del Mindfuleating):

  1. Al hacer la lista de la compra tómate un tiempo y piensa lo que vas a adquirir y el valor que le das a esos alimentos, siendo consciente de lo que has elegido y lo que estos alimentos te aportan.
  2. Cíñete a la lista de la compra cuando vayas al mercado.
  3. Al cocinar, hazlo desde la conciencia, mantente presente en el aquí y el ahora, en el tacto de los alimentos, su olor, su color. Cocina desde el amor,  reflexiona un instante sobre la procedencia de esos alimentos y agradece el poder disfrutar de ellos.
  4. Haz de tu plato una obra de arte: elige platos pequeños o combina los diferentes colores de manera creativa, ¿sabes qué? A tu cerebro le encanta que seas creativo en cualquier momento del día.
  5. Cuando estés preparado para empezar a comer, acomódate en tu mesa preparada anteriormente con cariño.
  6. Disfruta de ti mismo y de la compañía, evitando cualquier distracción externa como televisión, smartphones, etc.
  7. Toma un par de respiraciones profundas antes del primer bocado, haciendo así que se oxigene el cerebro y comunicándole que estás listo para iniciar una nueva actividad.
  8. Disfruta mirando el color de los alimentos que vas a ingerir y deja que tu olfato sea el siguiente sentido con el que vas a gozar de la comida.
  9. Desde el primer bocado y en cada uno de ellos céntrate en la textura del alimento, su temperatura y su sabor. Mastica despacio y poco a poco como si fuera el último bocado que vas a comer y  ayudarás a tu sistema digestivo.
  10. Utiliza tu mano no dominante, esto hará que no te aceleres en el proceso de comer y lo realices de una forma más tranquila.

Escucha a tu cuerpo, cuando sientas que quieres comer pregúntale si es hambre real.

Quizás has oído anteriormente alguna de estas técnicas, ¿Pero sabes que beneficios te aporta el Mindfuleating? Aquí te dejo algunos de ellos:

  • Disminuirán tus niveles de estrés y ansiedad.
  • Tu digestión será más ligera y si tenías dolores digestivos es probable que desaparezcan, evitando malestar y gases.
  • Vas a reconectarte con los alimentos y tu relación con ellos va a ser más sana.
  • Notarás una pérdida de peso, ya que nos lleva a reducir la ingesta de comida hipergrasa.
  • Estarás enviando señales a tu cerebro de autocuidado, haciendo que mejore tu autoconcepto y tu autoestima.

Vistos los beneficios del Mindfuleating solo me queda invitarte a que lo introduzcas en tu vida diaria. También recodarte que esto no es una dieta, y que si necesitas el tratamiento más profundo de tu relación con la comida, debes ponerte en contacto con una psicóloga/o que trabaje mano a mano con un/a nutricionista.

Andrea Salvador
Andrea Salvador

Psicóloga, instructora mindfulness, practicante de yoga y viajera empedernida.

Comentarios

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Responsable de los datos: Square Green Capital
Finalidad: Gestión de comentarios
Legitimación: Tu consentimiento expreso
Destinatario: servidores de Siteground
Derechos: Tienes derecho al acceso, rectificación, supresión, limitación, portabilidad y olvido de sus datos.