Érase una vez un reino y su corona

Fuente: cottonbro/ Pexels

Y todo comenzó una tarde cualquiera, donde pasear, abrazar, reír y tomar café era algo “normal”, yo siempre he valorado todas esas cosas que solemos hacer a diario, y todas esas cosas bonitas que nos regala la vida, desde pasar el tiempo con una amiga hablando de banalidades, hasta cuando intentamos resolver conflictos mundiales.

Unos días después de todo lo que ha pasado, todas esas cosas cobran aún más valor que antes, hemos pasado días de tensión donde sabíamos, pero en realidad no sabíamos que estaba pasando. Recuerdo hace poco que escribí un artículo donde hablaba de algo que me pasó, lo titulé “Donde el viento da la vuelta” y comenté que cuando tú no paras tu cuerpo este lo hace por ti, y justo ahora el mundo, nuestro mundo nos para. Hablan de intenciones ocultas, hablan de conspiraciones, engaños, hablan de desastres económicos y tsunamis emocionales y yo… yo solo veo un reino con una corona que no es la suya, veo a personas luchando en hospitales, a corazones en sus balcones, de video llamadas bonitas, aplausos infinitos, iniciativas llenas de bondad…..

«Personas queriendo estar, ser, sentir, hablar, reír, ahora SOMOS, y no fingimos SER»

El mundo se ha parado, o lo han parado, no lo sé, me da igual, y la gran pregunta no es ¿por qué? o ¿para qué? Las preguntas son: ¿que vas hacer tú con respecto a esto?, ¿qué queda después de cualquier desastre de cualquier tipo?, nosotros los seres humanos, ¿qué necesitas? Creo que la respuesta adecuada, real, bonita, sincera y honesta es AMOR, el mundo gira y gira y da vueltas y más vueltas y siempre llega al mismo sitio LOS SENTIMIENTOS.

Nadie habla ahora de qué es lo próximo que me voy a comprar, ni donde voy a ir de vacaciones este verano, yo solo oigo, veo, aprecio un «¿como estás?», «¿qué necesitas?», «Ey hagamos deporte en casa», «oye escribamos cartas a los enfermos». Clases de yoga, de cocina, conciertos, linternas, caceroladas, canciones, desconocidos conociéndose a distancia, una distancia programada para una seguridad de salud, pero la distancia más corta que yo he vivido hasta ahora. La comunicación más bonita que he conocido hasta ahora, porque ahora solo veo personas, personas queriendo estar, ser, sentir, hablar, reír, ahora SOMOS, y no fingimos SER.

«Os pido que me prometáis que cuando todo esto pase, los paseos serán mas paseos, los abrazos serán más infinitos, más intensos»

Ahora desde mi oscuridad infinita, desde mi casa, desde el lugar donde me puso la vida, ahora os veo y me veo, yo desde aquí, mi peculiar, y simple manera de escribir os doy las gracias a vosotros, PERSONAS, que me hacéis ver que estas cursiladas de mierda que pienso y siento, realmente existen. Os pido que me prometáis que cuando todo esto pase, los paseos serán mas paseos, los abrazos serán más infinitos, más intensos, las llamadas, los besos, los «¿cómo estás?», las risas, los cafés, los quedamos mañana mejor que se conviertan en hoy. En si puedo, en si quiero, en que ahora todo es posible, porque después de todo esto de PARAR, hemos visto que no somos nada los unos sin los otros, que a pesar de los pesares, lo único extraordinariamente importante es el NOSOTROS.

Tenemos la gran oportunidad de empezar, de volver a lo que realmente somos….ahora cada mañana abro los ojos y no corro a ningún lado, ahora me quedo quieta, observo, siento y respiro y pienso en todo lo que tenía y quizás no lo veía de la forma adecuada. Ahora es nuestro AHORA, el que nos ha tocado vivir, el que nos está ensañando, así que aprendamos, aprendamos y cambiemos el ÉRASE UNA VEZ UN REINO Y SU CORONA, por ÉRASE UNA VEZ UN REINO LLENO DE AMOR INFINITO QUE SUPO QUERER Y CUIDAR COMO NUNCA ANTES LO HIZO.

Ana tey
Ana tey

Actriz sevillana, viviendo en Madrid, vitalista y muy activa en grupos de Whatsapp.

Comentarios

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Responsable de los datos: Square Green Capital
Finalidad: Gestión de comentarios
Legitimación: Tu consentimiento expreso
Destinatario: servidores de Siteground
Derechos: Tienes derecho al acceso, rectificación, supresión, limitación, portabilidad y olvido de sus datos.