Era digital: ¿Hiperconectados o desconectados?

Nos enfrentamos a un momento complicado. Una era digital en la que podemos conectarnos con cualquier persona de este mundo y a escasos minutos. Una era en la que, gracias a las redes sociales, conocemos y compartimos momentos destacados de nuestras vidas que creemos importantes. Creemos, sí, porque también es la era de la desvirtuación, de magnificar cosas que no tienen ningún significado para perder el foco de lo realmente importante.

«Mostrar cada momento feliz de nuestras vidas en Internet nos convierte en galgos a la carrera por conseguir la codiciada presa «

El momento al que nos enfrentamos es, cuanto menos, complicado. Subir una foto a las redes de nuestro desayuno frente al mar se convierte en una tarea imprescindible. Conseguir el selfie perfecto adquiere tanta importancia, que hay gente que se gana la vida enseñando cómo posar, colocar el móvil, retocar, qué filtro utilizarMostrar cada momento feliz de nuestras vidas en Internet nos convierte en galgos a la carrera por conseguir la codiciada presa: más seguidores, más likes, más visibilidad, más «amor virtual», si se le puede llamar así.

Y mientras… ¿Cuánto hace que no te tomas un café con tu amiga de toda la vida, o hablas con tus familiares? ¿Cuánto tiempo pasas sentada al lado de tu pareja, pero en mundos distintos, revisando cada uno sus redes para conocer los detalles de la vida de gente que no te importa una mierda? ¿Cuánto tiempo dedicas a conectarte virtualmente?

«Nos duele más quedarnos sin batería que sin un beso o un abrazo»

En esta era digital, el tiempo que pasas desconectada es tiempo que pierdes de la vida real. De tus amigos de verdad, los que salen corriendo a verte cuando tienes un problema y no se fijan en tu maquillaje, tu pose o la perfecta colocación de las tostadas para la foto. O de tu pareja, quien sostiene pacientemente tu cabeza cuando lloras a moco tendido con el rímel corrido, porque estás sufriendo. O de tus padres, que no entienden que les visites y estés preocupada de cómo queda la foto de la paella en tu muro de publicaciones, y no les hayas dicho cuánto has echado de menos comer con ellos los domingos.

Quizá está situación sea común para muchas, y ni siquiera nos demos cuenta de la alienación que sufrimos. Nuestra relación más intensa es con nuestro smartphone, nos duele más quedarnos sin batería que sin un beso o un abrazo, nos preocupamos más de los comentarios que suscitamos en redes que de lo que nos está contando nuestra amiga, sentada a nuestro lado.

«No dejes de ser quien realmente eres, por convertirte en «una más» de la era digital»

Formar parte de algo más grande que nosotros mismos siempre ha sido una de las grandes inquietudes del ser humano. Pero cuidado, porque el tiempo que pasamos queriendo ser alguien para desconocidos, es tiempo perdido. Tiempo que nunca volverá. Y toda esa cercanía que conseguimos con personas que mañana estarán siguiendo la cuenta de otra flor de un día, se convierte en distancia de nosotras mismas. No dejes de ser quien realmente eres, por convertirte en «una más» de la era digital.

Jessica Moya
Jessica Moya

Actriz guerrera, de las que apuestan por su pasión y no se quedan a la espera.

Comentarios

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Responsable de los datos: Square Green Capital
Finalidad: Gestión de comentarios
Legitimación: Tu consentimiento expreso
Destinatario: servidores de Siteground
Derechos: Tienes derecho al acceso, rectificación, supresión, limitación, portabilidad y olvido de sus datos.