fbpx

Día Mundial del Bastón Blanco

bastón
Fuente: Freepik

El 15 de octubre se conmemora el Día Mundial del Bastón Blanco, para algunas personas estas palabras representan algo nuevo, llamativo o hasta casi desconocido. Sin embargo, para otras, este elemento es una parte de su cuerpo, para sus familiares es “el bastón”, Guillermo, sin nombre u otras formas de nombrarlo.

Esta fecha representa la integración y sensibilización de la sociedad con las personas ciegas o disminuidas visuales. En 1980, la Unión Mundial de Ciegos proclamó ese día en París como un instrumento para la igualdad de oportunidades.

Este elemento fue creado por el inventor y político argentino José Mario Fallótico en  1931 cuando vio a una persona y entendió que se trataba de un ciego, que esperaba para cruzar en una esquina.

Fallótico, después de ayudarlo, pensó cómo hacer para distinguirlo. Con esa premisa buscó información, dio con la Biblioteca Argentina para Ciegos y llegó a la conclusión que un bastón blanco serviría para identificarlos. 

Actualmente existen varios tipos de bastones:

En Argentina hay lugares donde las personas parecen no tener tiempo para nada y su prisa hace que la empatía se reduzca. Tal como lo cuenta Braian Baez, que es periodista, ciego y vive en Buenos Aires: “El bastón es el elemento que me da la seguridad en la calle para adelantarme a diferentes obstáculos por donde voy caminando. También es algo muy desconocido por el resto de la sociedad y está algo minimizado. Para nosotros es muy importante, la gente no le tiene el respeto que merece, lo empuja, se enreda, no le presta la atención que corresponde. Es como que yo te pise una pierna o me enrede con tu brazo y que no me importe”.

Por su parte, Jesús Castillo es psicólogo, mexicano, ciego y también vive en Buenos Aires. Él tiene una historia muy particular con su bastón:

“»A mis 18 años comencé a quedarme ciego, vivía en México y normalmente me movía en taxi. Un día mi profesora de braille prácticamente me obligó a llevarme el bastón guardado aunque yo no quería porque era disminuído.

A la vuelta el taxista me dejó en un lugar desconocido, de la nada tuve que sacar el bastón, automáticamente recibí ayuda y pude llegar a mi lugar de destino. Tenía mucho rechazo porque en México  no hay bastón verde, es sólo el blanco y yo aún no quería ser ciego, no quería llegar a ese punto.

Después lo fui incorporando con una relación ambivalente de amor y odio, del odio pasa al amor y actualmente nos llevamos muy bien. Hoy en día interpreto a mi bastón como una mirada de corto alcance y el oído como una mirada de largo alcance«.

Cabe destacar que el aprendizaje de una persona ciega es fundamental a la hora de viajar y conseguir autonomía. La  profesora de Orientación, Movilidad y Rehabilitación visual, Flabia Steiner nos cuenta un poco más sobre esta técnica.

 ¿Cómo es la adaptación de una persona ciega a su primer bastón?

El comienzo del uso del bastón blanco significa muchas cosas. El aprendizaje de orientación y movilidad tiene diversas dimensiones, las técnicas del bastón es solo una de ellas y diría que si bien son importantísimas. Hay aspectos en el aprendizaje de orientación y movilidad que aseguran o garantizan el uso apropiado del bastón

Entre estos aspectos está lo emocional y subjetivo, el deseo de la autogestión, de ser independiente, de poder movilizarse de forma autónoma, insertarse en las actividades cotidianas, en los espacios de recreación o laborales. 

Significa también, la posibilidad de expandir el aprendizaje sensorial. Es un proceso en el que la persona acepta, empieza a implementar, incluir el bastón como una prolongación del brazo y recibe información táctil de lo que está delante suyo. Todo esto permite la orientación para seguir un trayecto en línea recta y sin desviarse.

Es también un símbolo legal, educativo, casi diría de identidad y representa la independencia de las personas con discapacidad visual. Además alerta a los miembros de la comunidad (NO en el sentido de ¡Cuidado ahí viene una persona ciega!), sino que da información acerca de cómo está viajando, no se desplaza de una manera optica, sino que lo hace en forma táctil, auditiva, a veces olfatoria.

Tenemos información a través de una multiplicidad de sentidos. Los primeros pasos en el uso del bastón, tienen que ver con esta posibilidad de integrar muy lentamente estas informaciones de modo que podamos llegar a destino de una manera segura, eficiente y lo más elegante posible.

¿Cómo es el trabajo de enseñar el uso del bastón y cuáles son los puntos a tener en cuenta a la hora de brindar estos conocimientos?

 Creo que esta actividad docente debe ser una de las más hermosas que te pueden tocar dentro del ámbito de la discapacidad visual. A mí me parece extraordinario que una persona pueda llegar a destino y usar toda la información que le da el ambiente, que conoce y que recuerda. 

La persona ciega tiene una memoria maravillosa y en dimensiones que no alcanzamos quienes usamos la visión. A falta de visión calculan, estiman las distancias en función del tiempo que les lleva, miden las distancias entre su cuerpo y las estructuras que los rodean, el medio ambiente en función de las vibraciones de la temperatura y de la cercanía del rebote del sonido del bastón.

Enseñar el uso del bastón es, también para el docente, una posibilidad de aprender del alumno ciego una inmensidad de cosas muy ricas que nos ayudan también para, después, ponerlas en práctica con otros adultos o niños.

La enseñanza es tanto para el docente, como para quien aprende, una formación que va desde los rudimentos o conceptos más básicos que tienen que estar sólidos. Yo nunca puedo establecer completamente las dimensiones de información de la persona ciega, sin intercambiar conocimientos. Se produce un equipo que viaja junto y se compensa entre la información que se da y se recibe.

El instructor es un gran posibilitador y toma aquello que el alumno le da y lo transforma en un objetivo de aprendizaje.

¿Qué les dirías a las personas que en la calle dudan a la hora de ayudar en un cruce de calle o se quieren acercar a una persona ciega y no saben cómo hacerlo?

Nunca asuma que esa persona ciega necesita ayuda, hay quienes cruzan perfectamente sin necesidad de asistencia, pero siempre hay que preguntar porque la persona ciega como un sujeto de derecho tenga la posibilidad de establecer si necesita ayuda, si no y de qué forma se toma.

Siempre preguntar y presentarse «Hola, voy a cruzar la calle, si querés ayuda estoy acá» o «Decime si necesitas ayuda». Esta es siempre una forma mucho más inclusiva que asumir esta necesidad y tomarla del brazo sin anticipar, eso es lo peor que podemos hacer.

 Quien no ve, tiene generalmente idea de que hay alguien junto con él o ella tratando de cruzar, pero no sabe necesariamente donde está esa persona, especialmente en un cruce que es muy ruidoso, de una avenida o de una calle donde están pasando autos y que alguien de la nada te tome del brazo, puede ser muy desestabilizante, atemorizante y una situación que no es segura.

Otra de las recomendaciones es siempre decirle de qué lado estamos y con el dorso de la mano tocar el antebrazo de la persona para que sepa a la distancia que está entre su cuerpo y la persona con quién va a cruzar. Nunca tomar o agarrar el bastón porque es como agarrarte el brazo y tirarte de prepo para llevarte a algún lado. Una vez que se levanta el bastón del piso, se pierde totalmente la orientación.

Ante la duda siempre preguntar, el ciego sabe decirte con exactitud siempre lo que necesita.

Camila Hassan
Camila Hassan

Periodista, bailarina de alma y feminista. Defensora de los derechos LGTBIQ+.

1 Comentario
  1. Impecable nota ,con un gran desarrollo y profesionalismo pocas veces leídos, describe la realidad , del parte diario de una persona ciega , yo trabajo en un instituto para personas ciegas , tenemos un taller de cocina , en donde se les enseña a cocinar todo lo que el común de las personas preparamos , realizamos un proyecto cuarto oscuro , en donde los comensalez ingresan a un bar con mesas y sillas , este hábitat está totalmente a oscuras , son guiados por personas ciegas a sus respectivas mesas y sillas , para luego , servir el menú, esto posibilita la independencia laboral , el sustento propio .
    El bastón blanco es su ayuda , su compañero de ruta , su amigo inseparable, en donde viven historias de vidas juntos. Felicitaciones al desarrollo de esta hermosa nota . Excelente información clara , informativa e inclusiva.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Responsable de los datos: Square Green Capital
Finalidad: Gestión de comentarios
Legitimación: Tu consentimiento expreso
Destinatario: servidores de Siteground
Derechos: Tienes derecho al acceso, rectificación, supresión, limitación, portabilidad y olvido de sus datos.