Alguien dijo alguna vez

Alguien me dijo una vez, que si deseaba algo con mucha fuerza lo dejara en libertad y que, si regresaba a mí, era mío para siempre, y si no lo hacía, es que no me pertenecía desde el principio…

Siempre he deseado cosas, desde bien pequeñita, la mayoría de las cosas que deseaba eran fantasía, de ahí que me llamaran “Anita, la fantástica”, pero es tan bonito desear, ¿verdad? ¿En qué momento de nuestras vidas dejamos de soñar despiertos? Cuando somos niños todo nos parece posible, hacemos amigos super rápido y apenas tenemos miedo a nada. ¿Sabíais que la mayoría de nuestros miedos son aprendidos? 

Cuando somos niños metemos el dedo en los enchufes, corremos por las escaleras, nos asomamos a una ventana y solo sentimos curiosidad y aventura por todo aquello que hay a nuestro alrededor. Nuestros padres nos van inculcando ese miedo: cuidado que te caes, no corras, si haces eso te vas hacer daño… Bueno, es lo que también le enseñaron a ellos, pero es tan triste que nos volvamos tan miedosos y no hagamos la mitad de las cosas que soñamos en su día….

Quizás, si nos preguntásemos qué haríamos si no tuviéramos miedos y respondiésemos a esa pregunta de verdad, nos sorprenderíamos.

Yo he deseado tantas cosas que eran prácticamente imposibles, que al pasar el tiempo y ver que las he hecho realidad, no hago más que reiterar que el miedo solo está ahí para fastidiarnos y para quedarnos donde estamos, tal vez haya cosas que no dependen de uno, como recuperar un amor perdido o a un ser querido, pero pienso que todo lo demás es muy posible.

En este momento de mi vida deseo cosas diferentes a cuando era niña, tal vez esto vaya cambiando según la edad que tenemos o las épocas de nuestras vidas en la que estemos. Voy a pensar en voz alta y a deciros qué es lo que más deseo. Sigo creyendo que el amor es una de las cosas más importantes, y me atrevo a decir que incluso es la más importante, así que deseo que, a pesar de todo lo que he vivido y me quede por vivir y a pesar de esta manera extraña que tenemos ahora de relacionarnos, sea el AMOR lo que nos mueva; por que al final es lo que queda, por que al final es lo que nos hace sentirnos vivos, por que al final es lo que se echa de menos, y por que al final es lo único que vale la pena. Así que atreveos a soñar, a sentir, a desear y a querer es lo único y lo mejor que te va a ocurrir en este viaje llamado vida.

Alguien dijo una vez… y ese alguien regresó y se quedó conmigo para siempre…

Ana tey
Ana tey

Actriz sevillana, viviendo en Madrid, vitalista y muy activa en grupos de Whatsapp.

Comentarios

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Responsable de los datos: Square Green Capital
Finalidad: Gestión de comentarios
Legitimación: Tu consentimiento expreso
Destinatario: servidores de Siteground
Derechos: Tienes derecho al acceso, rectificación, supresión, limitación, portabilidad y olvido de sus datos.