fbpx

10.000 senegaleses llegan a Canarias

Canarias
Fuente: Lola Hierro/ El País

Hay un problema real que hace que hombres y mujeres dejen su hogar, su familia y su país y emprendan un viaje peligroso en busca de mejor suerte en Canarias. Mucha gente puede opinar por lo que ve en los medios, los memes que se envían por WhatsApp, las fake news, o los comentarios clásicos contra el inmigrante. Mi opinión se basa en mi experiencia personal trabajando, escuchando y observando a 441 inmigrantes ilegales recién llegados de Senegal con los que llevo semanas compartiendo mi día a día para intentar que el suyo sea mejor, desde una ONG. Estoy aprendiendo wólof, su idioma, me he ganado poco a poco su confianza con empatía y respeto y os quiero compartir mis conclusiones.

Son personas asustadas, muchas manipuladas, con barrera de idioma y educación, con un choque cultural muy fuerte y por encima de todo ello personas que cargan con la grandísima responsabilidad de buscar la forma de ayudar a las familias que dejaron atrás, al llegar es prioridad para ellos lograr comunicarse con ellos para avisarles que llegaron con vida, no si llegaron bien, sino si llegaron con vida, esa es su realidad. Cuando hablo con ellos y les pregunto por su vida en su país o por las razones de su viaje los relatos se repiten:

“Mi país es un gran lugar para vivir, pero hay mucha hambre, no hay trabajo y no tengo cómo mantener a mi familia”

Mi sueño es venir aquí a Canarias, como un puente para reunirme con otros familiares en Francia, Barcelona, Madrid…. donde poder trabajar para ayudar a mi familia, reunir dinero y regresar a mi país y ayudar”

«Quiero hacer dinero, para enviarlo y regresar a mi país en unos años»

«Cuando llegué a Tenerife no sabía donde estaba, quiero ir a Barcelona a trabajar»

«Me encanta mi país, pero la gente se muere de hambre, quiero trabajar y volver  a Senegal»

Encuentro personas que hablan Francés, Inglés, Español y Wólof; más idiomas que casi todos los españoles, muchos tienen estudios superiores, otros son estudiantes, analfabetas, deportistas, niños, hay gente con oficios y todos ellos con el propósito firme de trabajar para cambiar su vida y la de su familia. Encuentro más valores familiares que en la sociedad española, no me imagino un estudiante de Erasmus aprovechando que está en un país con mejor poder adquisitivo de la UE trabajando y ayudando a su familia. 

«La solución no la tengo, pero todo empieza por la empatía».

Vienen a Canarias para ir a otros lugares no para quedarse, quieren estar unos años y volverse a su país, todos quieren trabajar. Soy venezolana y curiosamente me recuerdan sus relatos a los de los canarios que venían a mi país que estaban una o dos generaciones y se volvían, me sorprende la falta de empatía ahora del pueblo canario.

Deja tus comentarios en este artículos y así podemos crear un debate entre todos con soluciones.

Rosamariaisabel
Rosamariaisabel

Humilde, risueña y valiente. Aprendiendo a viajar siempre ligero.

1 Comentario
  1. Esta situación también la viven muchos venezolanos, quienes antes eran recibidos con las puertas abiertas y ahora muchos solo reciben el portazo en la cara. Cuando vives en un país con problemas económicos y sociales no es fácil tomar la decisión de salir del país de origen y seguramente no es fácil quedarse, solo queda elegir tu difícil. Esta nota estremece, estas personas lo que quieren es ayudar sus familiares que se quedan, ninguno dice que quiere algo distinto a trabajar, solo quieren vivir dignamente, ¿será que es mucho pedir para un ser humano?. Gracias por está nota, muy reflexiva y cierta, lo que nos falta es empatía.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Responsable de los datos: Square Green Capital
Finalidad: Gestión de comentarios
Legitimación: Tu consentimiento expreso
Destinatario: servidores de Siteground
Derechos: Tienes derecho al acceso, rectificación, supresión, limitación, portabilidad y olvido de sus datos.