fbpx

Y si nos pinchan, ¿no sangramos?

Cuadro "El tres de mayo en Madrid" de Francisco de Goya

RABIA es la palabra.
Rabia, que comparte la mitad de mi nombre
y hoy también, la mitad de mi cuerpo,
la mitad de mi sangre.
Rabia es mi hermana gemela,
mi álter ego inflamado,
ardiente y embravecido.
Por tanto no soy yo,
es la rabia la que habla,  la que dispara palabras de bilis
sobre esta realidad tan sorda,
tan cruel y tan violenta
que es el campo de minas
de mi propia existencia.

Es la rabia la que muerde mis pupilas
y me enciende las entrañas,
la que convoca a mis demonios
y que comience la función.
Tiene algo de clandestino la rabia,
-su hábitat es más bien doméstico;
nadie entra en cólera en público.
Es como un confín prohibido;
es de esos pecados capitales
que la sociedad señala
como un pozo sin fondo,
pero al que yo ahora mismo,
muerta de sed,
me lanzo como agua en mayo.

-Aquí el que no corre vuela-
Mi rabia no entiende de fronteras,
de bandos, ni de banderas,
Mi rabia me ciega si no ve la luz.
Rabia es esta casa convertida en jaula,  antigua cuna del sueño
donde ahora descansa el insomnio.
RABIA es la República que ostento  como el último y el único espacio íntimo,
como una trinchera infinita
que jamás podrán violar.
Aunque me muera.
Dicen que la rabia es la tristeza hinchada,  pero como ésa es una batalla perdida  que no me puedo permitir,  prefiero armarme de Rabia.

A punta de bala.
De la que duele, de la que arrasa con todo,
con el presente, con el pasado, con el mañana
hasta con esta ingenua poeta de guerrillas  que aguanta en el frente  hasta que la amnistíen  -por mezquina-
Podrá no haber poeta,
-ya se encargarán ustedes-
pero SIEMPRE,
-querido Gobierno,
querida España,
querido mundo-
SIEMPRE habrá poesía.

Raquel Salamanca
Raquel Salamanca

Actriz, militante poética, nacida para molestar. “Como una flor en campo de minas".

Comentarios

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Responsable de los datos: Square Green Capital
Finalidad: Gestión de comentarios
Legitimación: Tu consentimiento expreso
Destinatario: servidores de Siteground
Derechos: Tienes derecho al acceso, rectificación, supresión, limitación, portabilidad y olvido de sus datos.