¿Quién tiene «parálisis cerebral» ella o tú?

La gran mujer de la que os voy a hablar nació con parálisis cerebral, esto hace que no pueda caminar y vaya sentada en una silla de ruedas. Es alguien con quien tengo la suerte de compartir mi día a día y a quien tengo mucho que agradecer.

En mi paso por la vida, me he dado cuenta de que existen dos tipos de personas: aquellas que van acumulando gente conocida y aquellas que realmente se interesan por conocer a las personas. Gracias a esta maravillosa mujer, tengo el orgullo de poder decir que pertenezco al segundo grupo.

Desgraciadamente, si te la cruzaras por la calle, jamás pensarías que es ella de
quien hablo. Es una de esas personas que dependen de otros para poder vivir. Pertenece a ese colectivo de personas a las que algunos les cuesta acercarse. Unos porque no saben cómo tratarla, otros porque se mueren de la pena o simplemente porque no les resulta interesante saber quién hay dentro de ese cuerpo rígido como el acero.

«Sus ilusiones y sus sueños siempre se pueden intuir en su mirada»

Si llegaras a conocer la persona de la que hablo, te darías cuenta de que es
como tú y como yo. Tiene una inteligencia exquisita, con una capacidad empática que ya quisieran muchos llegar a tener algún día. Sus ilusiones y sus sueños siempre se pueden intuir en su mirada. Jamás la verás rendirse. Su gran fortaleza le hace ser una gran luchadora, eso sí, siempre compasiva y amorosa con los demás. Está tan cerca de ser la persona perfecta, pero para su desgracia se encuentra encerrada dentro de un cuerpo rebelde y despiadado.

Cada mañana al despertar, te regala una sonrisa a cambio de nada, y si te fijas bien, puedes ver que en ella, asoma la ilusión de pasar un gran día a tu lado. Lucha cada día por llegar a hacerse entender. A pesar de que tiene lenguaje oral, su
evolución ha hecho que poco a poco lo haya ido perdiendo. Esto, ha jugado un papel
brutal en su vida, ya que se tiene que enfrentar cada día a situaciones en las que se
encuentra con personas que erróneamente deciden por ella, o subestiman su inteligencia. Afortunadamente, las personas que estamos en su vida sabemos de su gran mundo interior.

«Las personas con discapacidad te regalan un máster impagable en valores y, sobre todo, humanidad»

A pesar considerarme su aliada, a veces, me veo cargando con cierto sentimiento
de culpa, ya que se pregunta: “ ¿por qué le tocó a mí?”. Siente igual que yo, vive
apasionadamente, ama la vida , pero en ocasiones, cuando comparto con ella mis ilusiones me encuentro con su mirada. Esa mirada frustrada que me dice: “¡Pero qué suerte tienes! Vive tú y cuéntamelo, ya que yo no puedo.”

Parece que se conforma con simplemente soñar. Con la esperanza de algún día conseguir un beso de su ídolo: Mario Casas. Aunque sería igual o más feliz con un amor real, de quien estuviera locamente enamorada. Sin embargo, ve cómo pasa la vida y las personas que le rodean viven un apasionado amor, tienen hijos, etc… Lo contrario a su ritmo de vida. Se encuentra encerrada en un cuerpo retorcido y frío.

Sé que daría cualquier cosa por vivir unos minutos dentro de un cuerpo activo que respondiera a sus deseos, como el de todos nosotros. Nunca sabrá por qué el destino le jugó esta mala pasada. Tal vez esté en este mundo para darnos una lección de vida, su parálisis cerebral me ha enseñado a valorar cosas tan simples como poder caminar, bailar, besar, soñar o amar.

«Permítete conocerlos, pues lo único que te puede pasar es que te enseñen a ser feliz»

Realmente, puedo decir que las personas con discapacidad, te enseñan cosas que
nos serían imposibles de aprender si no existieran. Te regalan un máster impagable en valores y, sobre todo, humanidad.

Cierto es que nadie quiere que a sus hijos o seres queridos les ocurra
nada así, pero hay que abrir los ojos porque siempre hay algún tesoro similar por ahí, cerquita de ti. Si te adentras en su mundo, descubrirás que ellos pueden rescatarte de la mezquindad que muchas veces nos rodea. Atrévete y rompe la barrera de los prejuicios. Permítete conocerlos, pues lo único que te puede pasar es que te enseñen a ser feliz.

Conchi Manso
Conchi Manso

Admiradora incondicional de las acciones humanitarias y las causas justas.

1 Comentario

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Responsable de los datos: Square Green Capital
Finalidad: Gestión de comentarios
Legitimación: Tu consentimiento expreso
Destinatario: servidores de Siteground
Derechos: Tienes derecho al acceso, rectificación, supresión, limitación, portabilidad y olvido de sus datos.