fbpx

Pintarse los labios con o sin mascarilla

labios
Fuente: Mauro Lima/ Unsplash Analista foto: @tomnguyen_

Circula por las redes el mensaje sobre las mujeres que se siguen pintando los labios con la mascarilla demuestran que nunca se maquillaron para nadie, yo soy una de esas, y ¿tú? Desde aquí reivindico pintarse los labios a pesar de la mascarilla, por amor propio, porque quiero, porque puedo y porque me da la gana.

Como esta de moda criticar, por supuesto hay gente que lo critica, les parece una frivolidad, una autentica absurdez pintarse los labios si llevas mascarilla. A esa gente también maquillarse les puede parecer algo superficial porque ahora lo rompedor es aparecer sin maquillaje. En muchos casos lo que esconde el maquillaje es un refuerzo de autoestima y confianza en una misma. Esta claro que yo me maquillo para mí no para los demás. Y al que no le guste que no mire. 

Aunque dejaré la vena “heavy” a un lado, ya que lo que quería contar son las ventajas que tiene el maquillaje desde un punto de vista psicológico y hablar del “efecto pintalabios”

Maquillarse al igual que la vestimenta o el corte o color de pelo es parte de la personalidad de una mujer. El lenguaje que habla por si solo de ti. En este caso la consecuencia, por ejemplo, que tiene pintarte “los morros” es verte mejor, sentirte alegre, te aporta un aumento de confianza y vitalidad. Vamos positivismo del bueno.

Un dato curioso del llamado “efecto pintalabios”, cuya observación fue incluso vista por el escritor Aldous Huxley, es que tras la Gran Depresión de 1930 las ventas de pintalabios, sobre todo los de color rojo, ascendieron notablemente. Posteriormente en las sucesivas recesiones o crisis en distintos países, incluso después del 11S, también se ha comprobado esta observación. Lo consideran un lujo barato que contiene un poderoso efecto en la autoestima.

Y es que el maravilloso éxito que produce el pintalabios ya lo conocían incluso en la cultura egipcia. En algunas tumbas egipcias se encontraron dibujos donde se podían apreciar el color rojo en los labios. Y en la antigua Mesopotamia las mujeres mezclaban piedras semi-preciosas para dar color a sus labios.

Hay estudios que refuerzan que el color rojo en los labios tiene resultados terapéuticos para las mujeres que los llevan. Sensación de verse más joven, sentirse atractiva, por lo tanto, más segura de si misma y más fuerte emocionalmente. Algunos expertos afirman que cuando una mujer usa rojo de labios, además de mostrar atrevimiento, implica un alto grado de madurez emocional. En el caso de mujeres adolescentes un signo de independencia y libertad. Además, el pintalabios aporta hidratación evitando sequedad o irritación en los labios y ayuda a combatir el famoso código de barras. ¡Vamos una maravilla!

Dicho sea de paso, el maquillaje es un incentivo, un estímulo bastante sencillo para levantarnos el ánimo en aquellos días en los que nos hemos podido levantar más decaídas o desanimadas. 

Lo importante es que cada una se sienta cómoda y se vea bien, si eso ocurre maquillándome, me estoy identificando con mi yo, me estoy cuidando, en definitiva, me mimo, fundamentalmente porque me maquillo para mi. Por esas razones no sería necesario tener que dar mayores explicaciones aún llevando mascarilla.

Por lo tanto, yo lo veo como el mejor antídoto existente contra la depresión de la astenia primaveral, post-vacacional o cualquier otra y ahora mismo contra la pandemia, Filomena y demás adversidades que puedan aparecer. Sencillo y sano ¿no creéis? 

Yo me apunto al “efecto pintalabios” lleve o no mascarilla. Lo he experimentado en épocas bajas de mi vida y me ha ayudado bastante. Ahora creo que es un momento clave para apuntarnos a él, para mimarnos y sobre todo para querernos a nosotras mismas.

Cosas de mi morena
Cosas de mi morena

Informática y diseñadora web. Una bloguera loca por las librerías, la música y viajar.

Comentarios

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Responsable de los datos: Square Green Capital
Finalidad: Gestión de comentarios
Legitimación: Tu consentimiento expreso
Destinatario: servidores de Siteground
Derechos: Tienes derecho al acceso, rectificación, supresión, limitación, portabilidad y olvido de sus datos.