No son amigas, se comen el coño

Fuente: @matusantamaria

Os propongo un juego. Voy a dar unos titulares (inventados) y adivináis qué hay de extraño en ellos: “Pilar Rubio cuenta con el apoyo de su amigo, Sergio Ramos, en su nuevo embarazo”. “Cristiano Ronaldo: escapada de amigos en el Caribe con la modelo Irina Shayk”. “Cayetano Rivera y Eva González… ¿rompen su amistad?”.

«La prensa se empeña en invisibilizar a las parejas lesbianas y tratarlas de “amigas”»

¿Qué os rechina en estos titulares? Exacto, ¿por qué llamarles “amigos” cuando son pareja? Pues, queridas, es que eso exactamente es lo que pasa con las parejas de mujeres en la prensa. Apenas alguna excepción empieza a nombrarse por lo que es. En nuestro país ocurre con Sandra Barneda y Nagore Robles. Pero, salvo contadas excepciones como esa, la prensa se empeña en invisibilizar a las parejas lesbianas y tratarlas de “amigas”. Y este empeño incomprensible lleva a situaciones y titulares tan rocambolescos como ridículos.

Claro ejemplo es cómo se trata a Vanesa Martín. De ella se ha dicho que su “amistad” con Inma Cuesta era tan fuerte que hasta vivían juntas. O que se iba de “escapada de amigas” a Cádiz con Mónica Carrillo. Ellas son tratadas como amigas, pero si Cayetano Rivera se pasea con una mujer por Londres dan por hecho que es su amante y que ha roto su relación con su esposa. Queridos señores del corazón, no sé qué haría Cayetano en Londres, pero Vanesa no compartía piso con Inma ni se escapaba con Mónica. Se acostaba con ellas. 

Este es el día a día en la prensa rosa y a veces hasta llegamos a asumirlo. Lo aceptamos. Pero hay días en que los titulares te dan una bofetada que te deja del revés. Bofetadas como «A la jugadora de rugby Isadora Cerullo le propone matrimonio su amiga». Y, en el territorio patrio, a mí me ha dolido especialmente cómo se ha tratado a Rosana y Toñi Moreno. La cantante y la periodista tenían una relación fruto de la cual iban a tener una hija. Cuando, en pleno embarazo de Toñi, la pareja rompió, la prensa hizo malabares impredecibles para evitar nombrar su relación: “Toñi Moreno rompe su amistad con Rosana por su falta de compromiso en su embarazo”, llegamos a leer ¿Falta de compromiso en el embarazo de TU AMIGA? ¿En serio? Ni esperando una hija juntas la prensa les da el reconocimiento de pareja.

«Es algo que te puede llevar a no salir del armario ni para ti misma»

¿Por qué es esto grave? No me voy a extender aquí, porque todas lo sabemos, pero sí lo voy a recordar: invisibiliza, desnormaliza y nos quita referentes. Y eso es algo muy nocivo en el entorno de una persona que pueda estar empezando a sentir que se sale de la norma. Es algo que te puede llevar a no salir del armario ni para ti misma. Y vivir con ello es arrastrar un peso muy grande.

No creáis que sólo se invisibiliza a las lesbianas de hoy en día. Tenemos referentes de toda la vida a las que la historia vuelve a meter en el armario. Referentes de nuestra literatura como Gloria Fuertes o Sor Juana Inés de la Cruz eran lesbianas y lo mostraron en sus escritos. Y eso es algo que no se cuenta. Sin embargo, sabemos perfectamente que Antonio Machado se enamoró de una niña llamada Leonor y que después tuvo de amante a otra escritora a la que llamaba “Guiomar”. Y lo estudiamos en el colegio porque eso “explica su obra” y así la entendemos mejor. Pero, ¿no resultan interesantes los poemas de Sor Juana Inés declarando su amor a «Lisi»? ¿No nos habla Gloria Fuertes de la soledad de vivir dentro del armario en obras como “Isla ignorada”?

«Estamos en 2020 pero seguimos teniendo censura»

Los medios de comunicación serán privados en su mayoría, pero no creo que los “códigos éticos” que los rigen deban pasar por alto esta censura a la diversidad que imponen a sus lectores. Y aún más grave es que esto ocurra en medios públicos como RTVE y sus programas como “Corazón”. O que los libros de texto reproduzcan esta “selección” heteronormativa de los temas en la enseñanza pública. Estamos en 2020 pero seguimos teniendo censura. Una censura más invisible que la de antaño, porque ahora no es por ley, sino autoimpuesta por la sociedad. Y eso en ningún caso conduce a la libertad.

Por eso, para ser totalmente libres. Para que nuestro contexto no nos invite amablemente a vivir en un armario autoimpuesto. Para que el amor y la identidad sean algo natural. Para todo eso, los libros nos tienen que contar que Sor Juana Inés de la Cruz estaba enamorada de la virreina de México y le escribía poemas. Y la prensa del corazón nos tiene que decir que Vanesa Martín y Mónica Carrillo no son amigas, se comen el coño.

Rocío Esperilla
Rocío Esperilla

Productora, feminista, vegetariana y bisexual. Ideal para una cena familiar.

5 Comentarios
  1. Estoy casi totalmente de acuerdo con todo lo que comentas… 😉 pero no crees que los medios utilizan ese eufemismo basicamente porque ellas no quieren salir del armario? Si no estoy equivocada, Vanesa Martín desmintió que ella e Inma Cuesta fueran pareja y no recuerdo bien pero diría que Inma Cuesta también lo desmintió…los medios no tendrian ningun problema de hablar de pareja si ellas no hubieran desmentido nada y lo vivieran de puertas hacía afuera con total normalidad…

  2. Que horror de artículo con tan poco gusto e intransigencia. Por una vez en la vida la prensa respeta la intimidad de las personas y por supuesto de su sexualidad. Gracias a dios!
    No necesitamos referentes obligados. Y las personas que queréis que lo sean, está muy claro que no lo quieren ser, y eso no quiere decir que se escondan. Hacen su vida con total normalidad. Pero somos en general demasiado entrometidos, dejemos que se guarden las parcelas de su vida privada o sexual que les parezca.
    Hay personas que nombráis en el artículo, como Vanesa Martín, que hace más por la visibilidad que tanto exigís en alguna de sus letras, que contando algo intimo innecesariamente. La libertad también es no dar explicaciones si no te da la gana. Y que siga así….

  3. Querido Malagueño, lamento que no te haya gustado el artículo. La reflexión no es sobre que la gente tenga o no que salir del armario, esa es otra discusión. Es sobre cómo los medios tratan estas relaciones. Lo que no se nombra, no existe. Y tratar diferente la relación de Paquirrín con la de Rosana es desnormalizar. Eso sigue haciendo que salir del armario sea algo difícil. Si todo se tratase con normalidad, no habría ni que salir del armario.
    No exijo ni mucho menos que nadie dé explicaciones. Pero sí pido responsabilidad a los medios por toda la repercusión que generan y el poder que tienen de crear nuestro imaginario popular.
    Espero que lo entiendas y que podamos seguir reflexionando sobre el tema.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Responsable de los datos: Square Green Capital
Finalidad: Gestión de comentarios
Legitimación: Tu consentimiento expreso
Destinatario: servidores de Siteground
Derechos: Tienes derecho al acceso, rectificación, supresión, limitación, portabilidad y olvido de sus datos.