fbpx

«La naturaleza es sabia cuando te hace abortar»

abortar

“La naturaleza es sabia cuando te hace abortar”, así textualmente el ginecólogo me lo hizo saber, entre mis sollozos por no entender lo que mi cuerpo en ese momento no podía traer escuché estas sabias palabras que se quedaron guardadas por siempre en mi ser y que el tiempo me las ha hecho entender.

Me remonto 14 años atrás para contar esta experiencia; ahora con dos hijas la visión y el entendimiento de ese suceso es otro, pero en el momento que deseas tanto el embarazo y ser mamá cualquier complicación vale para castigarse pensando que algo has hecho mal o que tu cuerpo no quiere que lo seas…con un sinfín de ralladas de coco que no llevan a nada, ya que la realidad no es esa… todo tiene su proceso, así me lo decía este doctor canario, en paz descanse, al que hoy honro por aquí después de haber traído a tantísimas criaturas a este mundo.

Cuando llegué a su clínica y supe que la cosa no iba bien, que no había latido del feto y que teníamos que poner fin a este embarazo y practicar un legrado el dolor se adueñó de mi ser, no el dolor físico sinó el emocional, ese que quizá es el más duro de sobrellevar, pero que al final como todo dolor sana, todo sana!

En este caso me ayudó el que me repitiera constantemente que “la naturaleza es sabia” y que si ocurren estas cosas es porque deben ocurrir, porque llevar adelante algo que viene mal y que su vida puede estar marcada por malformaciones u otras circunstancias adversas no es lo natural, entonces ahí es donde la sabia madre naturaleza actúa, entiende la vida y hace estas cosas. ¡Hoy doy las gracias por ello!

El siguiente paso tras el susto era practicar un legrado (un procedimiento para extraer mediante una legra el tejido del útero, comúnmente llamado raspado), otro susto de principiante, escuchar esa palabra desconocida que retumba en la cabeza con pavor al quirófano, anestesia, etc… pero suerte también ha sido toparme con sabias enfermeras que me repetían el dicho “mujer legrada=mujer embarazada” y aunque en el momento creía que lo decían para que no llorase más y animarme, el tiempo me lo ha hecho comprender confirmándome así este gran dicho que es 100% real puesto que al raspar el tejido del útero y quedar la zona limpia es más fácil que prenda y fecundes de manera más eficaz la próxima vez, y así se produjo en mi caso, 40 días después de la práctica de esta intervención venía un siguiente embarazo con éxito, trayéndome así la experiencia de ser madre y de dar a luz a mi primera hija (Miranda) marchando todo sobre ruedas. · años después repetí experiencia y vino al mundo la segunda, otra niña (Valeria) y todo fue maravilloso, otra magnífica experiencia que marcó mi vida por siempre.

Si cuento esta parte de mi vida que muchos desconocen es quizás porque con ella quiero animar a todas las que lean esto y estén en el proceso, porque a veces el miedo y las inseguridades nos atemorizan impidiéndonos ver bien la realidad y sin duda siempre merece la pena luchar por lo que más queremos, sea lo que sea! sea poniendo fin a lo que no quieres que venga, abortando por tu propio pie o sea lo que tú decidas; así como la naturaleza actúa de la mejor forma cuando lo hace nosotras también debemos ser libres para tomar la decisión que queramos con nuestro cuerpo, ¡igual de lícito es la que quiera ser madre y luchar en el proceso como la que no quiere serlo! Valiente decisión es cualquiera de ellas cuando de la vida se trata.

Graciela Varela
Graciela Varela

Modelo profesional, mami de dos niñas, influencer de moda y Miss A Coruña 2004.

10 Comentarios
  1. Qué gran post! Gracias x tu valentía y generosidad al contarlo , ya que ayudas a más mujeres a comprender que esto es más común de lo que nos cuentan.

  2. Sabias palabras con las que estoy totalmente de acuerdo y es que la naturaleza es sabia en todo, hasta para saber si una criatura debe venir al mundo o no. El otro tema es la decisión que libremente debe tomar cada una con su vida, su cuerpo y lo que quiere en ella. Así que un👏🏻👏🏻 👏🏻 para ti!!

  3. Valiente !! Las emociones, las experiencias, las crisis, toda una montaña rusa por explorar. Y esta bajada la superaste con premio !!

  4. Excelente post, la naturaleza es sabia y sabe porqué pasan estas cosas. Qué valiente en contarlo, así ayudas a otras mujeres ❤️ a superar un momento difícil.

    Un abrazo

  5. Gracias Sara, es un placer contar mi historia sabiendo que la misma puede ser capaz de ayudar a alguna mujer que se sienta en un proceso similar,un saludo

  6. No, la naturaleza no es sabia es injusta . No todas queremos tener hijos y nos quedamos embarazadas, mientras que existen hombres que quieren ser padres y no pueden. Pensé que lo enfocarías desde el punto de vista de que las mujeres no solo servimos para procrear. Aparece un comportamiento obsesivo como si esa fuese su única finalidad en la vida. El parto no siempre es maravilloso y la maternidad tampoco. Empecemos hablar de la verdadera realidad que supone criar en estos tiempos.
    Muchos partidos de extrema derecha hacen creer que la naturaleza es sabia diciendo que las mujeres tenemos que tener hijos y que si eres hombre no puedes ser mujer. Dejemos de decir estas frases que lo único que hacen es tener una actitud conformista y nada feminista.

  7. Al final lo que se espera o no del escrito no es más que las carencias o necesidades que cada una. Ella ha decidido contar su historia con fin esperanzador, ya que ella si deseaba ser madre y al final lo consiguió y tiene dos niñas que seguramente serán maravillosas. Pero no traten de leer un testimonio buscando detalles, o reclamando hechos no expuestos. Seamos empáticas, que aquí creo que las que han entrado a leerlo es porque hemos pasado por lo mismo. Demos gracias porque quiso exponer su testimonio y salió fortalecida!

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Responsable de los datos: Square Green Capital
Finalidad: Gestión de comentarios
Legitimación: Tu consentimiento expreso
Destinatario: servidores de Siteground
Derechos: Tienes derecho al acceso, rectificación, supresión, limitación, portabilidad y olvido de sus datos.