¿Cómo compaginar la maternidad con el emprendimiento?

maternidad y emprendimiento

Lorena Gutiérrez, nació en el País Vascos, pero con raíces malagueñas. Es una de esas mujeres que cuando llegan a tu vida ya no quieres que se vayan. Es tranquila, te habla despacio, y te cuenta con dulzura como en su caso “el emprendimiento ha ido siempre de la mano de la propia experiencia de la maternidad. Lo que puede suponer un freno y un impulso a partes iguales”.

“Cuando creas tu propio puesto de trabajo hay veces que tienes que ir creando tu propia forma de hacer las cosas”

Lorena lleva media vida en Madrid. Llegó a la capital con la ilusión de los dieciocho años, los que te llevan a la Universidad a perseguir tus sueños y, como en su caso, a estudiar Fisioterapia, aunque sin ninguna idea de quedarse. El amor hizo que cambiara de idea. Una vez finalizada su etapa universitaria Lorena ya empezaba a gestar, casi sin saberlo, lo que más tarde sería FisioByM. “Decidí formarme como Educadora de Masaje Infantil. Fue el primer paso para darme cuenta de cuánto me quedaba por aprender sobre el apasionante mundo de la maternidad”, comenta.

“Mi propia experiencia de maternidad fue la que me abrió los ojos para ser aún más sensible a las necesidades de las mamás y lo bebés”

Siempre aventurera y perseguidora de sus sueños se fue a trabajar a Francia donde descubrió “una fisioterapia muy presente a lo largo del embarazo y en el posparto, algo desconocido hasta ese momento”. Todavía le quedaban varios años de camino, de duro trabajo. Estudiar en Escocia, un tiempo después, le supuso su primer contacto con la investigación. De vuelta a España colaboró con la Univerdad Complutense en la línea de investigación relacionada con “Movimiento y Postura”, lo que le dio la oportunidad de participar en publicaciones científicas sobre estos temas.

“Estas vivencias y experiencias me hicieron creer aún más en que había otra forma de hacer Fisioterapia.  Confiaba en las posibilidades de una relación horizontal, partiendo de una posición informada y empoderada de las mujeres en su propia salud”, cuenta Lorena.

En su primer embarazo gestó dos criaturas, su primer hijo y a FisioByM. En ese momento “llegó la certeza de que, desde la Fisioterapia iba a ayudar a muchas mamás a mantener su propia salud y la de sus bebés”.  Fue precisamente su propia maternidad la que le abrió los ojos “para ser aún más sensible a las necesidades de las mamás y bebés”. De eso hace ya siete años. En esencia, Lorena ayuda a mujeres, y sus familias, a lo largo de su embarazo y postparto, así como al desarrollo posterior del bebé. Lo hace a través de diferentes recursos, de manera presencial, cursos on-line y a través de su propia web. Pero en este tiempo FisioByM ha cambiado y crecido mucho.

“Siempre he confiado en una relación horizontal entre el profesional y el paciente, partiendo de una posición informada y empoderada de las mujeres en su propia salud”

Actualmente Lorena incluso forma a otros profesionales de la salud, algo que nunca podría haber imaginado, “a través de la Escuela FisioByM imparto formación online sobre temas relacionados con la salud de la mujer y el bebé, como son la salud postural en el embarazo y posparto, reeducación del suelo pélvico, lactancia, porteo y desarrollo del bebé”.

Emprender no es fácil, “cuando creas tu propio puesto de trabajo hay veces que tienes que ir creando tu propia forma de hacer las cosas”, el camino no es lineal y tampoco estable y esto hace que en muchas ocasiones la gente que emprende se plantee si está haciendo lo correcto. Pero Lorena sabe sacar lo bueno de cada experiencia “he tenido varias situaciones en mi vida que, más que ser un punto de inflexión, han sido una reafirmación hacia el camino que quería seguir” y añade, “tiendo a enfocarme más en lo positivo que en lo negativo y por lo tanto más en lo que me resulta de ayuda que lo que me supone un obstáculo”.

Me habla del paralelismo que hay entre la maternidad y el emprendimiento, “como madres hay muchas veces que nos podemos sentir solas e incomprendidas, y como emprendedoras también solemos tener esa sensación” y cree que en ambos casos es igual de importante tener “una tribu” en la que apoyarse. Los trámites burocráticos son a menudo una traba “que acaban robándote tiempo, energía e incluso motivación” y me cuenta que según su percepción “en lo que tristemente he notado poco cambio es en la poca ayuda por parte de la administración”. 

«Solemos ser más exigentes con nosotras mismas que con los demás y veces esa autoexigencia nos impide avanzar»

Aún así sabe que si en su momento no hubiese decidido emprender no podría haber disfrutado de su maternidad, de sus hijos y de su familia de la misma manera y recuerda de manera entrañable la etapa en la que pudo dar clases con ellos en su portabebés. Esa es una de las caras amables de ser emprendedora, “el poder gestionar mi propio tiempo, y el hacer las cosas a mi propia manera, sin tener que atenerme a unos protocolos de trabajo que no vayan conmigo”.

Cuando hablamos del futuro dice que le gustaría seguir trabajando como ahora, “mantener la ilusión por seguir aprendiendo de grandes profesionales, seguir ayudando a más familias, y acompañando a otros profesionales para que vean sus sueños hacerse realidad”, aunque le gustaría “más estabilidad” uno de los puntos “que más añoramos las emprendedoras”.  

Hablando con ella es fácil impregnarse de esa ilusión de la que habla y cuando le pido algún consejo para aquellas mujeres que se estén planteando crear su propia empresa me dice que sobre todo “confíen en ellas mismas. Solemos ser más exigentes con nosotras mismas que con los demás y veces esa autoexigencia nos impide avanzar” pero además que se dejen ayudar y apoyar “tenemos muy arraigado el yo puedo sola y, aunque a priori es algo bueno porque en nuestro día a día como madres, mujeres, emprendedoras, necesitamos sacarnos las castañas del fuego, puede llegar a ser contraproducente. Nos desgastamos y corremos el riesgo de tirar la toalla”. 

En esos momentos de debilidad, seguro que cada una de ellas tiene a su propia tortuga Casiopea diciéndole “éste es el camino” como le ha pasado a Lorena en esta aventura.

Carolina Aznar
Carolina Aznar

Apasionada del mundo de las bodas. Periodista, lectora, soñadora y mamá.

Comentarios

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Responsable de los datos: Square Green Capital
Finalidad: Gestión de comentarios
Legitimación: Tu consentimiento expreso
Destinatario: servidores de Siteground
Derechos: Tienes derecho al acceso, rectificación, supresión, limitación, portabilidad y olvido de sus datos.