fbpx

¿Cómo funciona el Zendal? según una auxiliar de enfermería

Zendal

Ana María Sanfrutos, 23 años y auxiliar de enfermería del Hospital Enfermera Isabel Zendal con contrato Covid y procedente del Hospital Infanta Leonor de Madrid. Uno de los motivos de su cambio al nuevo hospital ha sido por perseguir su sueño de conseguir ser enfermera algún día y no dejar nunca la profesión de sanitaria.

“De un día para otro debía abandonar mi hospital para empezar a trabajar en el Isabel Zendal, si me negaba a ir, perdía mi trabajo”, relata Ana María al principio de la entrevista. 

Ella empezó a realizar una sustitución en el Hospital Infanta Leonor y después le hicieron un contrato Covid de una duración de 6 meses, lo que ella nunca esperaba era que fuese la elegida para entrar a trabajar en el Zendal cuando estaba en medio de una operación de marcapasos, “el supervisor no me dejo prácticamente ni pensarlo, de un día para otro debía estar en el Zendal trabajando, al día siguiente a las 8 de la mañana tendría que empezar mi turno en un nuevo hospital”, cuenta la sanitaria.

El rechazo a no ir implicaba muchas consecuencias negativas, la más importante es una penalización La Comunidad de Madrid emitió una orden para no contratar durante un tiempo a aquellos profesionales que rechacen trabajar en el Hospital Enfermera Isabel Zendal. Aunque exista esta penalización, los sanitarios que se hayan trasladado al Zendal, podrán volver a su hospital de origen cuando allí no necesiten personal. 

Por otro lado, Ana María niega que todos sus compañeros hayan sido obligados a ir, muchos han asistido de manera voluntaria por cercanía al centro o por otros motivos. 

Respecto a la organización, la auxiliar confiesa en sus declaraciones que, “es pésima, sobre todo al principio, cuando llegué me indicaron que fuera a un pabellón que estaba vacío, no había nada y tuve que ir a la supervisora que tardo toda la mañana en colocarme en un nuevo pabellón. En algunos pabellones, no había sábanas, comida y apenas productos para asear a los pacientes”.

En cuanto al vídeo de la comida con moho que tuvo tanta repercusión en las redes sociales, Ana María defiende que era así por las condiciones de la nieve y porque estuvieron un día entero sin recibir alimentos. “El Zendal no tiene cocina, recibe servicio de catering».

La principal ventaja es que, “todas las personas que trabajan en el hospital son nuevas y han levantado el hospital desde el primer día abriendo pabellones, por lo que el aprendizaje es constante, cada uno ha aportado lo que sabía de sus anteriores experiencias”, confirma Ana María.

En cuando a los pacientes, la mayoría de ellos, salen satisfechos del hospital a pesar de que no existe privacidad entre los ingresados, no hay habitaciones como en otros hospitales, pero por otro lado mejora la comunicación entre los pacientes, todos están enfermos por coronavirus, se cuentan su evolución y se consuelan unos a otros. Esta situación es una ventaja en referencia a otros hospitales, donde los enfermos permanecen aislados, cuenta la auxiliar desde su experiencia.

Una de las principales desventajas es la desorganización y carga de trabajo con 3 o 4 pacientes por auxiliar en el turno de mañana. “Hay mucho agotamiento, al fin y al cabo empezar de cero con un hospital es doble de trabajo». A pesar de las desventajas y los ‘traslados forzosos’ que tanto ella como muchos compañeros sanitarios han tenido que realizar por el cambio de hospital, la sanitaria volvería a ir si la dieran a elegir y personalmente, no se arrepiente del viaje que emprendió al Zendal un 13 de enero para luchar contra la Covid-19.

Virginia Ruiz
Virginia Ruiz

Periodista, apasionada por la investigación social. Luchadora y amante de los animales.

1 Comentario

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Responsable de los datos: Square Green Capital
Finalidad: Gestión de comentarios
Legitimación: Tu consentimiento expreso
Destinatario: servidores de Siteground
Derechos: Tienes derecho al acceso, rectificación, supresión, limitación, portabilidad y olvido de sus datos.