Poema: La niña de los brillantes

brillantes
Fuente: Matheus Bertelli/ Pexels

Aunque cenizas queden de una llama,

prenderás hasta revivir el fuego,

hundirá mis suspiros hasta que no quede fondo,

hallará un reposo envalentonado

donde luces impidan mi sombra.

Tu mano será guía para mi estrella 

y se hallará un camino

 donde oscuridad ilumine mi muerte,

simplicidad a cambio de una vida eterna.

La desesperación que consume mi alma,

sana con la cálida mirada de tus centelleantes,

y única alma en calma,

en compañía de tú y los brillantes.

Adela García
Adela García

Estudiante de periodismo y amante de la filosofía. Con el alma fuera y el cuerpo dentro.

Comentarios

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Responsable de los datos: Square Green Capital
Finalidad: Gestión de comentarios
Legitimación: Tu consentimiento expreso
Destinatario: servidores de Siteground
Derechos: Tienes derecho al acceso, rectificación, supresión, limitación, portabilidad y olvido de sus datos.