La libertad nos convierte en mujeres invencibles

mujeres-invencibles

En cualquier momento podemos rompernos en mil pedazos. Y si eso ocurre, entonces nos volvemos mujeres invencibles. No por alcanzar un tipo de inmunidad que nos garantice no volver a sufrir, sino porque asumimos que por más que nos rompemos seguimos vivos. 

Por eso, el dolor es solo para los valientes; por eso, a veces la vida se nos queda grande; por eso, el café revive solo a algunos zombies; y tal vez solo por eso, el amor algunos días deja de existir, para luego recordarnos que allí sigue, que no se ha ido a ninguna parte. Ya nada de lo que hagamos podrá prevenirnos o salvarnos y tampoco vale negarlo. De qué vale negarse a vivir, ya no vale negarse a experimentar cada momento como si fuera el último.

«Decidí abrir puertas sin miedo a los portazos, decidí correr sin miedo a caerme»

Hace tiempo entendí que estamos obligados a dar cualquier paso, a tomar cualquier decisión, desde la más pequeña a la más grande, lo cual significa que estamos condenados a ser libres. Así que, decidí abrir puertas sin miedo a los portazos, decidí correr sin miedo a caerme. Al final todo pasa y vivir te hará siempre más rico aunque pases el resto de tus días con los bolsillos vacíos.

Tiempo atrás cambiaba las sábanas a cada rato por miedo a quedarme atrapada en un dulce sueño, pero volví a equivocarme, pues cada uno es dueño de sus propios sueños. Por eso, soñar es solo cosa de valientes, como el amor, como la vida, como el cambio que pone todo patas arriba, como el corazón más frágil que siendo capaz de rompernos en mil pedazos sigue gritando “soy fuerte y libre”.

«Y así, nuestra piel se vuelve más dura. Pasito a pasito la libertad nos convierte en mujeres invencibles»

Mymi
Mymi

Sonríe con la mirada, ríe con el alma y escribe lo que no se atreve a decir.

1 Comentario

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Responsable de los datos: Square Green Capital
Finalidad: Gestión de comentarios
Legitimación: Tu consentimiento expreso
Destinatario: servidores de Siteground
Derechos: Tienes derecho al acceso, rectificación, supresión, limitación, portabilidad y olvido de sus datos.