La grafología me hizo descubrir a un maltratador

grafología

Mucho se ha debatido sobre la utilidad de la grafología, pero lo cierto es que gracias a ella se puede descubrir el carácter de una persona sin necesidad de verla físicamente. La grafología es una parte de la psicología que busca conocer el temperamento de una persona a través de la escritura, una herramienta fascinante que nos permite descubrir la parte más inherente de nosotros mismos o de cualquier persona que te pueda llegar a interesar.

Todo este sermón os lo cuento porque quiero compartiros una historia que por desgracia es real.

«Tenía esa cara de enamorada que a todas se nos pone cuando empezamos a conocer a alguien que nos gusta»

Cuando estaba escribiendo mi libro de grafología, Lo que revela tu escritura, quedé con una amiga que estaba empezando una relación con un chico. Tenía esa cara de enamorada que a todas se nos pone cuando empezamos a conocer a alguien que nos gusta. Un hombre guapo, amable y muy romántico con el que pasados dos meses ya convivía. Me contaba que él era fascinante y que le había prometido matrimonio. Me extrañaron esas prisas por querer formalizar algo sin apenas conocerse, pero a fin de cuentas, ella decía que era feliz. 

Pasaban los meses y ella estaba totalmente aislada, hasta que un día decidí verla. Su mirada estaba perdida, su voz temblaba y su comportamiento era retraído. Me contó que seguía con ese chico, pero que discutían con frecuencia. Sin embargo, noté como su testimonio se iba deshaciendo al justificar todas sus conductas. Al terminar, me enseñó una carta que su novio le había escrito, y es a partir de ese momento cuando dejé de leer todos esos elogios que ella leía en voz alta para poder observar los trazos que componían aquella carta, rasgos que reflejaban el temperamento de una persona manipuladora, agresiva y dominante.

«Unos meses más tarde, me llamó llorando y reconoció que había sido maltratada«

En ese momento, no pude callarme y le dije que su grafía no manifestaba lo que sentía. Ella se enfadó e incluso llegó a cuestionar el valor de la grafología. Unos meses más tarde, me llamó llorando y reconoció que había sido maltratada.  

Su carta sirvió de prueba para justificar la huella de aquel hombre que marcó su vida. Una carta donde las palabras se maquillaban con trazos donde él no podía ocultar la agresividad y manipulación con la que envolvía a la víctima en cada una de sus letras.Trazos irrevocables e incuestionables que se impregnaban en aquel escrito donde se escondía un falso “te quiero” y había huellas de maltrato.

Macarena Arnás
Macarena Arnás

Escritora y community manager. Su misión es transmitir, emoción y misterio.

Comentarios

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Responsable de los datos: Square Green Capital
Finalidad: Gestión de comentarios
Legitimación: Tu consentimiento expreso
Destinatario: servidores de Siteground
Derechos: Tienes derecho al acceso, rectificación, supresión, limitación, portabilidad y olvido de sus datos.